Diputado evangélico Gonzalo Ramírez es el nuevo presidente de la Asamblea Legislativa

El diputado Gonzalo Ramírez, del partido cristiano Renovación Costarricense, presidirá la Asamblea Legislativa de Costa Rica durante el cuarto y último año del actual periodo legislativo.

El diputado evangélico Gonzalo Ramírez presidirá el Congreso en el periodo 2017-2018.

El legislador, heredero de la curul que ocupó Justo Orozco y de sus posiciones ultraconservadoras en asuntos de derechos humanos, fue la carta con que el Partido Liberación Nacional se aferró al control del Congreso.

Ramírez, de 42 años, abogado de profesión y pastor protestante, es un político sin más experiencia que los tres años últimos en que ha ejercido como diputado.

Durante ese periodo ha destacado poco, a no ser  por sus posiciones radicales en contra de proyectos como la fecundación in vitro, la equiparación de derechos civiles para las parejas del mismo sexo y el aborto con fines terapeútico.

En 2015, cuando se discutía en la Asamblea Legislativa el supuesto ofrecimiento de un puesto en el servicio exterior para la entonces procuradora Ana Lorena Brenes, por parte del ex viceministro de la Presidencia Daniel Soley, Ramírez emitió opiniones machistas que molestaron a varias diputadas.

Específicamente, insinuó que una mujer casada no debería ir a tomar café con un hombre (que no fuera su marido), lo que levantó la protesta de varias diputadas, incluidas algunas del Partido Liberación Nacional (PLN) que este lunes le dieron su voto para convertirlo en presidente legislativo.

Ramírez fue electo con solo 26 votos, frente a 24 de Ottón Solís, gracias a que a él se sumaron 7 votos en blanco o nulos.

El proceso de negociaciones fue complicado y no concluyó hasta muy avanzada la tarde.

En principio Ottón Solís había logrado amarrar todos los votos del PAC, los del Frente Amplio y cuatro de la Unidad Socialcristiana, pero los oficialistas no lograron conciliar el programa de trabajo con los frenteamplistas, que reclamaban compromisos como la aprobación de una ley de salarios mínimos.

Varios diputados del Frente Amplio propusieron al PLN que cambiara la candidatura de Gonzalo Ramírez por la de la diputada Karla Prendas, pero eso implicaba para el PLN perder el apoyo de los cristianos, por lo que la iniciativa fue rechazada.

El PLN ha llevado las riendas de la Asamblea Legislativa durante los últimos dos años del gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, en virtud de una alianza con los demás partidos de oposición (excepto el Frente Amplio) que en esta ocasión se resquebrajó. Pese a ello, logró imponer su candidato y mantendrá el control legislativo hasta el final del periodo.