El Consejo Universitario de la UCR se declaró en sesión permanente ante las consecuencias del posible recorte al FEES, (Foto: ODI)
El Consejo Universitario de la UCR se declaró en sesión permanente ante las consecuencias del posible recorte al FEES, (Foto: ODI)

Las autoridades universitarias insistieron en señalar que aplicaron criterios de austeridad y recortes significativos como parte de las medidas de contingencia ante la crisis fiscal que atraviesa el país. Además, precisaron que gracias a estas medidas el presupuesto universitario se ajustó y el monto del FEES-2019 solo aumentaría un 3%, equivalente a la inflación proyectada por el Banco Central de Costa Rica para el próximo año.

La Universidad de Costa Rica (UCR) rechazó este recorte por considerarlo injustificado, al presupuesto para la educación superior pública, establecido por mandato constitucional y, censuró toda forma de imposición de las agendas políticas en esta materia.

La respuesta de la UCR se dio luego de conocer la aprobación de la moción en la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso para modificar el Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional con la que rebajarían diez mil millones de colones al FEES.

El Consejo Universitario (UCR) recordó a los legisladores que los artículos 78, 84 y 85 de la Constitución Política garantizan el financiamiento de toda la educación pública incluida la universitaria estatal –así como su patrimonio y rentas–.

Por tanto, dijeron los universitarios, “la disminución planteada es improcedente, pues vulnera el texto constitucional que prohíbe abolir o disminuir los recursos financieros de la educación superior pública”.

El Órgano Colegiado de la UCR aseguró que las eventuales rebajas implicarían “en el peor de los casos, un decrecimiento tanto real como nominal para el presupuesto universitario, lo cual constituiría un precedente catastrófico y sin antecedentes para la educación del país”.

Consejo Universitario en sesión permanente

Debido a la preocupación que genera este panorama, El Consejo Universitario se declaró en sesión permanente con el propósito de definir las acciones relacionadas con las consecuencias del posible recorte al FEES y determinar las medidas pertinentes para promover la participación activa de la comunidad universitaria así como las posibles actividades que se deban realizar en defensa de la educación pública.

El Órgano Colegiado el CU informó que gestiona una reunión de urgencia con diputadas y diputados “con el fin de que ambas partes expongan sus criterios y se analicen a profundidad las implicaciones del recorte del FEES”.

Los universitarios resaltaron que los recursos provenientes del Fondo Especial para la Educación Superior se utilizan en beneficio de los sectores más vulnerables, pues ayudan a redistribuir la riqueza y a democratizar el acceso a la educación superior de manera que esta sea un medio de movilidad social para los estratos bajos y medios de la población costarricense, con resultados inobjetables.

Si se midiera el aporte de las universidades públicas por el quehacer académico y la transferencia de conocimientos a la sociedad a través de la educación, la investigación y la acción social, se entendería bien lo que representan en el imaginario colectivo costarricense. Son las instituciones con mayores índices de credibilidad y adhesión de la población, según lo confirman año tras año en las encuestas que miden la confianza en la institucionalidad. Las mismas que revelan en los puestos de menor credibilidad, justamente, a la Asamblea Legislativa.

Con una frialdad, que podría pensarse raya en la ignorancia, diputados y diputadas de varias fracciones se complacen con la posibilidad de hacer y deshacer el Presupuesto Nacional 2019 sin criterios técnicos ni científicos, y se han ensañado con los recortes injustificados al FEES, establecido por normas constitucionales para proteger a las universidades públicas y a la educación pública de posibles caprichos y desmanes.