La Defensoría pide a diputados aprobar reformas a ley sobre VIH/SIDA

La Defensoría de los Habitantes hizo un llamado este viernes al Congreso para que acelere la aprobación de una nueva Ley General sobre el VIH/Sida, la cual incluye medidas relativas a los derechos de las personas afectadas, así como medidas de distinta naturaleza para fortalecer la prevención.

La reforma a esta ley ya fue dictaminada afirmativamente y de manera unánime por la comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa, pero se encuentra en el puesto 57 de los proyectos sometidos a consideración del plenario.

En el día mundial de la respuesta al VIH y al Sida, este 1 de diciembre, la Defensoría manifestó que “es el momento de que el país avance hacia un cuerpo normativo moderno del cual deriven las políticas públicas que den una respuesta asertiva acorde con los tiempos y en convivio con la epidemia”, según un comunicado difundido por la institución.

“Si bien es cierto que tanto el Estado como las organizaciones de la sociedad civil –con el apoyo de los organismos internacionales- han desarrollado una gran labor y se ha avanzado bastante, la realidad ha demostrado que es necesaria la actualización de la ley para buscar mayor efectividad en su aplicación.  Para la Defensoría es importante cerrar las brechas que han quedado evidenciadas en el real y efectivo disfrute del derecho a la salud y lucha por la no discriminación de esta población”, manifestó la Defensora de los Habitantes, Montserrat Solano Carboni.

 

Según  datos de la Dirección de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, para el año 2016 se reportó un total acumulado del 2002 al 2016 de 9197  personas con VIH, de las cuales 7478 son hombres y 1719 son mujeres. En el mundo, Naciones Unidas reporta para ese mismo periodo un total de 36,7 millones de personas que vivían con el VIH.

La reforma a la ley sobre el VIH/SIDA establece, entre otras cosas, disposiciones para la protección de los derechos laborales de las personas que viven con la infección, así como el fortalecimiento de los servicios de atención integral, “libres de estigma y discriminación”.

También prevé un fortalecimiento del Consejo Nacional del Sida (CONASIA), ente rector en la materia, para que pueda apoyar de mejor manera las políticas públicas y los programas de acción relacionados con el VIH/SIDA.

Además, introduce un mejoramiento de las estrategias de promoción y prevención desde los sistemas de salud y educativos.