El presidente Barack Obama hará el anuncio este miércoles. Las autoridades estadounidenses creen que el brote de la enfermedad ha sido controlado en su mayor parte.

Por otro lado, un informe de miembros del parlamento británico acusa al gobierno de Reino Unido de haber reaccionado muy lento a la crisis del ébola.

Los parlamentarios aseguran que el gobierno perdió la oportunidad de ayudar a contener el brote en Sierra Leona y que muchas vidas se hubiesen podido salvar actuando con más celeridad. Aunque el Reino Unido finalmente envió cientos de soldados y un barco-hospital a ese país.