Es "preocupante" baja en calificación de deuda costarricense, asegura Hacienda

El Ministerio de Hacienda calificó de “muy preocupante” la baja en la calificación de la deuda de Costa Rica por parte de la empresa Moody’s, anunciada la tarde del jueves, e hizo un llamado a los diputados para que resuelvan los proyectos de reforma tributaria puestos a su conocimiento.

La baja “es sumamente preocupante, aunque no nos sorprende, lo hemos venido advirtiendo de manera insistente ante la falta de decisión de la Asamblea Legislativa para avanzar en la modernización de los impuestos al valor agregado y sobre la renta”,  afirmó el ministro a.i. de Hacienda, Fernando Rodríguez.

Moody’s degradó la nota de la deuda externa costarricense de la categoría Ba1 a Ba2 con perspectiva negativa, lo que en otros términos significa que los bonos del país son especulativos.

La valoración se basa en el volumen de la deuda costarricense que alcanza el 50% del Producto Interno Bruto (PIB) y en las dificultades políticas que enfrenta el gobierno para pasar reformas tributarias que permitan disminuir su déficit.

Ya la agencia Fitch había tomado una decisión similar en enero pasado.

“Una vez más, Costa Rica recibe una rebaja en la calificación como resultado de la no aprobación de los proyectos de impuestos desde hace varios años, y que en el caso de esta Administración,  fueron enviados para conocimiento de los diputados desde agosto del 2015”, señaló Rodríguez en un comunicado de prensa.

 Según Moody’s, los altos déficits fiscales son el resultado del aumento del gasto corriente, particularmente los salarios y las transferencias, en ambos casos producto de políticas fiscales que se tomaron en 2009 para enfrentar la crisis económica mundial. Desde entonces, el gasto público ha seguido aumentando y probablemente llegará a 21% del PIB este año, frente al 17,4% de 2009.

 

La empresa agrega: “Desde que Costa Rica comenzó a registrar mayores déficits fiscales en 2010, las sucesivas administraciones han buscado, sin éxito, aprobar legislación para reducir los déficits. Durante ese período, casi ninguna de las leyes propuestas fue promulgada como ley, resultado de diferencias políticas en la Asamblea Legislativa. Por lo tanto, Moody's cree que es probable que los elevados déficits continúen aumentando la carga de la deuda pública.”

En consonancia con los criterios de la calificadora, el ministerio de Hacienda estimó que la deuda actual del país y su crecimiento acelerado comprometen el desarrollo futuro.

Los efectos de estas calificaciones negativas podrían sentirse en el tipo de cambio y en las tasas de interés, explicó Rodríguez.

“Por ejemplo, para una persona con un crédito en colones o en moneda extranjera la baja en la calificación podría significarle un aumento en la cuota mensual que paga por ese préstamo, mismo efecto que tendrá en las finanzas públicas, al encarecer la deuda pública y con ello obligarnos a destinar más recursos al pago de intereses”, agregó.

“El aumento en las tasas de interés podría dificultar la inversión para las empresas, lo que tendría efecto en el crecimiento y en el nivel de empleo. Por eso hemos dicho en varias ocasiones que la reforma que hemos propuesto, es para beneficio del país y que debe hacerse lo más pronto” posible”.

El ministro a.i. hizo “un respetuoso llamado” a los diputados para que avancen en la discusión y aprobación del plan propuesto en las últimas semanas, que implican cambios en el impuesto sobre la renta y la transformación del impuesto de ventas en un impuesto al valor agregado.