El Papa Francisco afirmó que el capitalismo provoca pobreza, hambre y guerra | HISPANTV

“¿Por qué hay tantas guerras? Si no tuvieran armas, no harían la guerra ¿Por qué hacen la guerra? Porque nosotros, la rica Europa y América venden armas para matar a los niños, a la gente, somos nosotros quienes hacemos las diferencias”, dijo el Papa en un mensaje, el sábado, en el que pidió detener la venta de armas y las guerras.

El pontífice argentino, en un discurso dirigido a docentes y estudiantes del Instituto San Carlo de Milán (norte de Italia), ha asegurado de manera tajante que “sin armas no habría guerras” en países en conflicto como Siria, Yemen y Afganistán.

“Sobre la consciencia de un pueblo que fabrica y vende armas está la muerte de cada niño y persona y la destrucción de las familias”, advirtió, aludiendo a EE.UU. y Europa.

Activistas y algunos políticos de los países europeos y Estados Unidos han exigido, de hecho, el fin de las exportaciones de armas a Arabia Saudí, pues las usan en los indiscriminados ataques que lanzan desde 2015 contra el pueblo de Yemen.

Papa Francisco sostiene que, es debido al “sistema capitalista” que cada vez hay “menos ricos con mucha más plata” y “más pobres con muy poca plata”.

El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés) alertó en marzo en su informe anual que el flujo de armas al Oriente Medio ha crecido un 87 % en los últimos 5 años y que entre 2014 y 2018 las compras de armas del régimen saudí experimentaron un incremento del 192 % en comparación con el lustro anterior.

En septiembre de 2018, el centro independiente que estudia conflictos, control de armas y desarme, advirtió que una decena de países europeos venden armamento o material militar a Riad.

EE.UU., durante el último quinquenio, fue la fuente del 61 % de sus importaciones; el Reino Unido, del 23 %, seguido de Francia (3,6 %), España (2,4 %) y Alemania (1,8 %).

En otra parte de sus comentarios, el papa Francisco, también ha responsabilizado a EE.UU. y Europa del dolor y de la pobreza que hay en el mundo, y después ha abordado el asunto de la inmigración.

Ha pedido “no tener miedo al inmigrante” y rechazado los lemas que los culpan de la criminalidad, tal como lo hace el presidente estadounidense, Donald Trump. El Papa dijo en otra ocasión a Trump que el que levanta un muro termina siendo su prisionero en alusión al muro en la frontera estadounidense con México.

mtk/alg/nii/