“El contrato por servicios profesionales del presidente Alvarado no fue parte de los contratos del Partido Acción Ciudadana que fueron objetados por el Supremo de Elecciones (TSE) ni tiene relación con el proceso penal ya concluido”, señala un comunicado oficial.

Añade que, según los términos del acuerdo, Alvarado recibió cuatro pagos de 750.000 colones cada uno, por los cuales presentó las respectivas facturas y pagó los impuestos.

El documento confirma que el hoy mandatario también trabajó como asesor legislativo del PAC en virtud de un contrato que cubría desde junio de 2007 hasta abril de 2010. No obstante, dicho contrato se suspendió en agosto de 2008, razón por la cual no pudo haber un choque temporal entre ambas funciones.

El salario mensual que recibió como asesor legislativo fue de 384.491 colones, incluido en esa suma el incentivo salarial por dedicación exclusiva.

El presidente Alvarado es bachiller en ciencias de la comunicación colectiva y tiene una maestría en Ciencias Políticas.

“El contrato y toda la información relacionada es de acceso público y está sujeto al escrutinio de la ciudadanía”, señaló la Presidencia.

Los comentarios y especulaciones en relación con los dos contratos se originan en un artículo publicado por un periódico digital, que dice haber hecho una “investigación” sobre los contratos de Alvarado con el PAC, antes de iniciar su carrera por la Presidencia.

La lectura detallada del artículo confirma que dichos contratos estuvieron ajustados a las normas legales y por montos muy aproximados a los salarios mínimos profesionales.