• La democracia tiene las calidades de su hombres

Fallan los hombres, no el sistema

"Lo he dicho en varias ocasiones como consecuencia de expresiones diversas denunciando que el sistema está agotado y debe ser cambiado"

Enrique Obregón

1- FALLAN LOS HOMBRES, NO EL SISTEMA: Lo he dicho en varias ocasiones como consecuencia de expresiones diversas denunciando que el sistema está agotado y debe ser cambiado; algo así como afirmar que como no es perfecto, no sirve. Para hablar de democracia, debemos comenzar por admitir su relatividad. Si está construida por hombres tiene, en consecuencia, las cualidades y los defectos de los hombres.

2-EL SISTEMA POLÍTICO COLAPSÓ: una afirmación tan rotunda no es cierta. Admitamos que hay corrupción, poderes debilitados y mediocridad en algunos estratos de la representación popular. Hemos venido a menos, pero eso no quiere decir que el sistema no existe. Pero entendamos también que este es –en este momento- un fenómeno universal. El sistema ha sido debilitado en todo el mundo democrático.

Claro que hay reformas que pueden y deben hacerse porque la democracia es eso “un sistema en permanente evolución”. Lo he dicho decenas de veces: el pueblo elige a sus gobernantes para que operen, desde el poder, un cambio. Ese es el mandato popular. En consecuencia, el gobernante debe ser el primer gestor de reformas legales. La ley que envejece ya no resguarda un derecho sino un privilegio.

3-UN MEJOR SISTEMA NO SE HA INVENTADO: Así es. La democracia parlamentaria es representativa, como la presidencialista. Cada una tiene sus cualidades y defectos, pero ninguna es superior, son producto de historias diferentes. El parlamentarismo nació en Inglaterra y el presidencialismo en Estados Unidos, inventado por Thomas Paine. Conservar y perfeccionar la democracia presidencialista es lo correcto; aplicar el régimen parlamentario para nosotros puede ser un error garrafal.

4-INSTALAR UN GOBIERNO DE FACTO: Quienes lo están pidiendo, o no saben lo que piden o son enemigos de la democracia pero, si son poderosos, sí saben lo que piden, y si son los desvalidos, están mediatizados por la propaganda (contra nuestra democracia) que vienen sosteniendo quienes sienten que el control democrático les estorba. Nunca, jamás, un buen demócrata puede afirmar que como alternativa a la democracia es procedente la dictadura.

5-FIGUERES LO HIZO: Sí, pero en circunstancias muy especiales. Figueres triunfó en una revolución, se rompió el orden constitucional y asumió el poder por medio de una Junta pero, demócrata ciento por ciento, convocó a una Asamblea Constituyente, renunció a ser dictador, hizo reformas convenientes durante 18 meses, y entregó el poder a quien había sido electo por el pueblo. Luego, cuando intentó volver al poder, lo llevo a cabo por elecciones libres.

6- MILITANCIA POLÍTICA: Militancia política no es pertenencia: No es posesión pero sí posición. Militar es figurar en un partido; tener adhesión a su ideología y comprometerse en la acción. Igual que una iglesia, participar de su doctrina y en cierto necesario ritual. La militancia política refleja prácticas, orientaciones y procesos típicos de las democracias.

En cuanto a pertenecer al centro, en política, ya es otro cantar. No, el centro, en política, no existe. No hay doctrinas políticas del centro, como sí las hay de la derecha y de la izquierda, y que son el socialismo y el liberalismo. No hay otras. Decir que se es del centro es afirmar que no se tiene ideología política, es decir, que se está fuera de la política. O se es liberal o se es socialista; o se es conservador o se es progresista. No he hablado de extremos sino de tendencias: hacia la izquierda o hacia la derecha. Tan extremista es un marxista ortodoxo que quiere aplicar su dogmatismo a la política práctica como un hombre de centro que pide destruir la institucionalidad democrática, entre otras razones, porque no funciona para la tercera parte de la población. Nuestra democracia funciona bien para las dos terceras partes de la población, entonces, lo que hay que hacer es luchar para que esta tercera parte sea protegida por todo lo bueno que continua ofreciendo, y, para eso, tenemos que involucrarnos en los partidos políticos y en las demás organizaciones sociales. No destruir la democracia sino consolidarla.

7-EL GOBIERNO DE DOÑA LAURA: Primero, para qué decir lo que no es; por que afirmar que a doña Laura Chinchilla la eligieron unos pocos cuando fue una manifiesta mayoría, como debe ser en una democracia bien entendida. Y por mayoría se entiende la de los votantes. Los que se automarginan, los que no votan, aquellos a quienes no interesa el gobierno democrático, esos, no cuentan. Si estuviéramos en la Grecia antigua, a los no participantes se les declararía como traidores. ¿Qué doña Laura tiene muchos obstáculos?, es cierto, tanto externos como internos, pero hace lo posible por salir adelante, dando un buen reflejo en el campo internacional de nuestra democracia y, allí se califica bien su labor. Tampoco he dicho que todo el ataque a doña Laura se debe a un machismo embozado. He dicho que algunos que la atacan lo hacen desde ese punto machista. Coger el rábano por las hojas y afirmar lo que no dije no es correcto.

8- EL VOTO POPULAR SIRVE TAMBIÉN PARA CONDENAR A SU GOBERNANTE: Claro que si, y ese es el camino adecuado, tanto en el sistema parlamentario como en el presidencialista, con procedimientos distintos. Lo que sucede es que en el parlamentario se requiere un grado alto de respeto a la institucionalidad democrática y de conciencia histórica de lo que esto representa. Con base en esta actitud, el parlamento puede juzgar la labor de un gobierno y votar en contra, obligando a su presidente a disolverlo y convocar a nuevas elecciones. Esto, por lo general en Europa, se ha llevado a cabo con gran seriedad. Pero ¿podría alguien imaginar si un procedimiento de esta clase se trasladara a Costa Rica con la clase de demagogia que tenemos en la Asamblea? Sencillamente que se convocaría a elecciones legislativas tres o cuatro veces por año. Paralización de toda clase de gobierno. O sea, anarquía total.

9- NO HEMOS RETROCEDIDO EN MATERIA ECONÓMICA: No lo digo yo: lo afirman organismos internacionales, con el FMI y el Banco Mundial.

10- AYUDEMOS Y DEFENDAMOS NUESTRA DEMOCRACIA: Es deber patriótico de todo costarricense. Pero no confundamos. Hablo de la democracia como sistema, y de la nuestra, como tradición histórica que forma parte de nuestra identidad cultural. De ninguna manera estoy diciendo que defendamos a ultranza al gobierno. Lo que he venido diciendo es que a la democracia universal se la quiere destruir porque estorba a los grandes financistas mundiales.

Tampoco estoy afirmando que defendamos el status quo, no lo defiendo ahora ni lo he defendido nunca. En esto participo del pensamiento de Unanumo: “reaccionario es el que defiende el status quo”. Y a mí me pueden decir cualquier cosa, menos que sea un reaccionario.