• Activó el polémico artículo 155 de la Constitución ibérica

La reacción del gobierno de España al llamado al diálogo de Cataluña

El primer ministro español emplazó al presidente catalán Carles Puigdemont a “precisar” en cinco días si declaró o no la secesión. Su respuesta fue consensuada con los principales partidos políticos, salvo Podemos. La respuesta del presidente español Mariano Rajoy al llamado al diálogo hecho por el gobierno independentista de Cataluña fue un envalentonamiento.  

Durante una comparecencia en La Moncloa el primer ministro español instó al presidente catalán Carles Puigdemont a que aclare si lo de ayer fue una declaración de secesión o no, y activó el polémico artículo 155 de la Constitución ibérica, que promulga la intervención de una región y la convocatoria a elecciones.

"El Consejo de Ministros ha acordado requerir formalmente al Govern de la Generalitat (gobierno catalán) para que confirme si ha declarado la independencia de Cataluña al margen de la deliberada confusión creada sobre la entrada a su vigor", definió Rajoy. Su discurso fue consensuado con líderes de los principales partidos de la oposición, salvo con Podemos.

El objetivo es “ofrecer a los ciudadanos la claridad y seguridad que requiere una cuestión de tanta importancia”, agregó el mandatario y dejó en manos del presidente de la Generalitat “el futuro de los acontecimientos de los últimos días”.

Con este anuncio disparó, por primera vez en democracia, la activación del proceso que establece el artículo 155. De esta manera, Puigdemont tendría un plazo de cinco días para responder, aunque el gobierno español no lo aclaró aún.

Rajoy volvió a instar a Puigdemont a que vuelva a la senda de la Constitución, como única salida al conflicto de secesión, con lo que no parece dejar margen a un diálogo como el que pretenden los secesionistas. "Si el señor Puigdemont manifiesta su voluntad de respetar la legalidad y restablecer la normalidad institucional, se pondría fin a un periodo de inestabilidad, tensiones y quiebre de la convivencia", enfatizó.

"En la contestación al requerimiento –agregó-, el señor Puigdemont tiene la oportunidad de responder al clamor y peticiones que desde tantos ámbitos le han hecho llegar para recuperar la convivencia armónica y la seguridad jurídica."

"De mi parte seguiré actuando con prudencia y responsabilidad y teniendo presente el bienestar general de los catalanes y el conjunto de españoles", concluyó Rajoy.