Una roca gigante "rozará" la Tierra y servirá para probar un sistema de alerta temprana de asteroides

Grande como una casa

Así es el asteroide que pasará este jueves a las 05:41 GMT muy cerca de la Tierra. Bautizada 2012 TC4, la roca evitará un encuentro con nuestro planeta pasando a una altura de menos de 44.000 km (justo por encima del plano a 36.000 Km en el que se encuentran cientos de satélites geoestacionarios).

Es decir, en su punto de mayor cercanía, estará a un octavo de la distancia que separa a la Luna de la Tierra.

Sin embargo, ni su tamaño -tiene un ancho de entre 15 y 30 metros- ni la distancia, ni la velocidad de 14 Km por segundo a la que viaja representan un peligro para nuestro planeta o para los satélites que la orbitan, señaló la NASA.

Es más, avistamientos como estese producen a razón de tres al año.

Pero lo que hace especial a este asteroide en particular, es que fue elegido para poner a prueba un sistema de alerta temprana para la visita de asteroides.

"Es un caso para entrenarnos", señaló Detlef Koshcny, investigador del programa para la detección de objetos cercanos a la Tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

"Estamos practicando para cuando tengamos un caso realmente serio".

2017, 2050 y 2079

Como indica su nombre, el asteroide que solo será visible desde observatorios europeos fue avistado por primera vez hace cinco años.

En ese momento, se encontraba a cerca del doble de distancia que en la actualidad.

De acuerdo a la ESA, la próxima vez que lo veremos será en 2050 y luego en 2079.

Se espera que tampoco represente un peligro cuando regrese a la Tierra dentro de 32 años, pero de ese acercamiento dependerá la órbita que tome en su siguiente visita.

Por esta razón, los investigadores quieren hacer observaciones precisas sobre su trayectoria y evaluar en qué medida las predicciones sobre su tamaño y órbita fueron acertadas, así como también aprovechar su cercanía para investigar su composición.

No obstante, mejorar la técnica para predecir posibles impactos no significa que pueda hacerse mucho en caso de que estos llegaran a ocurrir.

Por el momento, no se han encontrado formas de modificar las trayectorias, con lo cual la solución es evacuar la zona de riesgo para evitar víctimas.

Cabe aclarar que 2012 TC4 es uno de miles de asteroides cuya posición en el espacio es conocida por las agencias espaciales, pero existen millones de otros objetos cuyos movimientos se desconocen.