Las medidas fueron anunciadas tras una reunión de la vicepresidenta Ana Helena Chacón con funcionarios de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) y otros organismos como los Bomberos, la Cruz Roja y Vigilancia Aérea del Ministerio de Seguridad.

La administración desempolvará el proyecto de ley de navegación acuática que fue elaborado hace dos años y aún no avanza en la corriente legislativa.

Además, la estatal Comisión Nacional de Emergencias (CNE) e instituciones de socorro trabajarán en la elaboración de nuevos protocolos para prevenir y atender emergencias marítimas, informó la Presidencia.

El jueves de la semana pasada, un catamarán turístico naufragó en el Pacífico costarricense con 99 turistas y 10 tripulantes a bordo, a causa de fuertes vientos que azotaban la zona.

Tres ciudadanos de Canadá, Estados Unidos y Gran Bretaña, que se hallaban vacacionando en Costa Rica murieron ahogados, mientras que los restantes 96 turistas y los 10 tripulantes fueron rescatados con vida.

El incidente está siendo investigado por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la policía auxiliar de la Fiscalía, para determinar si el accidente fue fortuito o provocado por descuido o impericia del capitán de la nave.

Las autoridades costarricenses han mostrado preocupación por el incidente, que podría afectar la actividad turística, una de las principales fuentes de ingreso de divisas para el país.