“Este detector se encuentra en la aduana y en cuanto pase los procedimientos allí requeridos, se estará trasladando a las instalaciones del Servicio Nacional de Guardacostas ubicadas en Caldera, donde se le realizarán dichas pruebas”, informó la institución en un comunicado.

El radar será trasladado en marzo próximo a isla del Coco, adonde previamente viajará una cuadrilla de técnicos con el fin de hacer la conexión de fibra óptica que requiere el radar para su funcionamiento, precisó el gerente de telecomunicaciones, Jaime Palermo.

La institución ya ha procedido a tender una tubería especial que protegerá el cable de eventualidades como la caída de árboles, indicó el funcionario.

“La red de fibra óptica no sólo permitirá que el radar trasmita los datos necesarios, sino también que las estaciones de vigilancia del parque nacional tengan comunicación entre sí”, según un comunicado oficial.

Paralelamente, este lunes 11 de enero partió hacia la isla un grupo de funcionarios de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz, con el objetivo de realizar todo el tendido eléctrico que alimentará el radar.

GRUPO ICE lidera esta iniciativa que involucra entidades del Gobierno como Casa Presidencial, Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Ministerio de Seguridad Pública, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), la Dirección General de Aviación Civil (CETAC), y algunas organizaciones no gubernamentales como Costa Rica por Siempre, Conservación Internacional y Corporación Centroamericana de Servicios de Navegación Aérea (COCESNA).

El Proyecto Radar, programado para entrar en operación el próximo 16 de marzo, pretende reforzar la vigilancia en la protección de los ecosistemas y la seguridad marítima, control del narcotráfico, la piratería y la pesca ilegal, entre otros.