• Brasil, juez falla a favor de la inocencia de Lula

Lula es absuelto en una de las dos causas que enfrenta en la Justicia

Contexto de Nodal. Lula fue condenado a 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco de la causa Lava Jato y desde el 7 de abril está preso por orden del juez Sergio Moro. Se lo acusa de haber recibido un departamento en el balneario paulista de Guarujá en carácter de soborno por parte de la constructora OAS. Lula denuncia falta de pruebas y persecución política. Se prevé que en agosto el Tribunal Electoral defina si Lula –favorito en las encuestas- podrá competir en las elecciones presidenciales de octubre. 

El expresidente de Brasil, Lula da Silva es absuelto en una de las dos causas que enfrenta en la Justicia

Un fallo a favor de la inocencia de Lula

La Justicia brasilera absolvió al ex presidente Lula Da Silva en la causa en la que se investigaba su supuesta obstrucción a la Justicia en el marco de la megacausa Lava Jato. El juez Ricardo Leite del Tribunal Federal de Brasilia N°10 resolvió esta mañana a favor de Lula, ha pedido del propio Ministerio Público de ese país y probó su inocencia en una de las dos únicas causas que continuaban abiertas en contra del líder del Partido de los Trabajadores.

Es así que sólo queda en pie la condena del juez Sergio Moro en el caso del tríplex del Guarujá por el que está preso en Curtiba desde el 7 de abril de este año, a pesar de que no se pudo probar ningún crimen ni tampoco que la propiedad sea del ex presidente.

El ex mandatario estaba acusado, tal como en la causa por el departamento de Guarujá por el cual Moro lo condenó a 12 años y medio de prisión, por una confesión que nació tras un acuerdo de cooperación con la Justicia (delación premiada). En este caso, el senador Delcidio del Amaral denunció que supuestamente Lula le habría pedido que comprara el silencio de Néstor Cerveró, ex director de Petrobras. Cerveró estaba preso por su participación en el Lava Jato y negociaba también en ese momento un acuerdo de cooperación con la justicia para identificar a más implicados en la trama de corrupción.

Sin embargo, ya en septiembre del año pasado, la Fiscalía había resaltado que no existían “pruebas suficientes” sobre la responsabilidad de Lula. Hoy Leite lo ratificó y absolvió también a los otros seis implicados en ese caso, entre los que figuraban el propio Do Amaral, el ex jefe de gabinete del antiguo senador Diogo Ferreira y el banquero André Esteves. En la sentencia, el magistrado afirmó que “hay deficiencia probatoria para sostener cualquier juicio penal reprochable”.

El abogado de Lula, Cristiano Zanin Martins resaltó, poco después, que la defensa del ex presidente “siempre demostró que la acusación se basó en una versión creada por Delcídio do Amaral para obtener beneficios en un acuerdo firmado con el Ministerio Público Federal. “Durante el proceso, Cerveró, así como los demás testigos escuchados, jamás confirmaron ninguna participación de Lula en actos con el objetivo de interferir en la delación premiada del ex director de la petrolera”, manifestó el defensor.

Martins también se refirió a la causa que insiste en mantener abierta Moro y destacó que la sentencia de Leite a favor de Lula “evidencia aún más el carácter ilegítimo de las decisiones que lo condenaron en el caso del tríplex”. “Mientras el juez de Brasilia, de forma imparcial, negó valor probatorio a la delación premiada de Delcídio do Amaral por ausencia de elementos de corroboración, el juez de Curitiba dio valor absoluto al testimonio de un corrido y delator informal para condenar a Lula”, enfatizó el abogado.

El domingo, el juez Rogério Favreto, del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4), de la corte de segunda instancia, concedió a Lula un “habeas corpus”, solicitado por un grupo de diputados del PT, y determinó su “inmediata” libertad. Sin embargo, Moro cuestionó la competencia de su colega y apeló a que se pronunciase el instructor de la causa en el tribunal de segunda instancia, Joao Gebran Neto.

Éste último magistrado, a su vez, revocó la liberación del ex mandatario, pero poco después Favreto dictó un nueva sentencia pidiendo la excarcelación, que volvió a negar en una segunda oportunidad el presidente del TRF4, Carlos Thompson Flores.