Los pronósticos indican que Florece tocará tierra la noche del jueves o la mañana del viernes, acompañado de torrenciales lluvias de entre 0,3 y 0,6 metros Las inundaciones podrían causar un desastre ambiental al arrastar los depósitos de basura industrial y las granjas porcinas.

El presidente Donald Trump declaró estado de emergencia para las Carolinas Norte y Sur y Virginia, con lo que abre la posibilidad de otorgar ayuda federal a estos estados.

Los tres estados ordenaron evacuaciones masivas a lo largo de la costa, pero la experiencia dice que sacar a los granjeros de sus propiedades es difícil.

La marejada que probablemente provocará Florence podría dejar algunos puntos de la punta este de Carolina Norte bajo más de 2,75 metros de agua, según las proyecciones.

La ruta prevista de Florence incluye media docena de plantas de energía nuclear, depósitos de ceniza de carbon y otros desechos industriales, así como numerosas granjas de puercos que desechan toneladas de materia orgánica en grandes lagos.