Imponente marcha de sindicatos contra la reforma tributaria

Decenas de miles de personas desfilaron este miércoles por las principales calles de San José para expresar su rechazo al proyecto de reforma tributaria que tramita la Asamblea Legislativa, exigir su retiro del Congreso y abrir un proceso de diálogo entre los diferentes sectores políticos y sociales del país para hallar una solución a la crisis fiscal. La marcha nacional de los sindicatos lanzó una señal demoledora contra el paquete fiscal y contra quienes justifican en la falta de tiempo, el impulso a una reforma regresiva que pone el peso del ajuste en los trabajadores. 

En el momento culminante de la marcha las columnas de trabajadores cubrían desde La Sabana hasta la Plaza de la Democracia.

En el momento culminante, las columnas de manifestantes que por cientos de miles convergieron en el Paseo Colón, colmaron los 7 km que hay entre La Sabana y el edificio de la Asamblea Legislativa, convocados por el frente de Unidad Sindical para rechazar el Combo Fiscal, una reforma que califican de regresiva ya que hacer recaer todo el peso del ajuste sobre los trabajadores, pequeños empresarios, agricultores, los programas estatales del sector social, las instituciones de educación superior pública, entre otros. 

El rechazo al impuesto del 1% a la canasta básica, la falta de medidas eficaces contra la evasión y la elución fiscal (que alcanzan el 8.2% del PIB), contra incentivos y exenciones fiscales a las grandes empresas y el sector financiero. 

Además pidieron que se abra una mesa de negociación que incluya a los representantes de los trabajadores, del movimiento social, agricultores, pequeños empresarios y las universidades estatales y otros sectores que se verán afectados por el ajuste fiscal.

La marcha fue organizada por el movimiento sindical del sector público, que desde el pasado lunes mantiene una huelga nacional que está afectando la prestación de servicios.

Portando banderas, globos y pancartas, los manifestantes demandaron al Poder Ejecutivo y a los diputados aumentar la presión sobre los grandes evasores, en vez de crear nuevos impuestos que empobrecerán aún más a los sectores menos favorecidos de la población.

La propuesta de 39 puntos que las organizaciones sindicales han planteado como alternativa al que llaman “combo fiscal” propone formas más equitativas para resolver el déficit fiscal, como cobrar lo que evaden las grandes empresas que podría recaudar hasta un 8% del PIB, más que suficiente para cubrir el actual déficit en las finanzas públicas que ronda el 6.5% del PIB.

La marcha transcurrió en forma animada y pacífica, pero al final se produjo un incidente frente al edificio legislativo, cuando un grupo exaltado derribó una barrera de seguridad que había establecido la Policía, exigiendo el ingreso para hablar directamente con los diputados. La situación fue controlada por la policía antimotines y la actividad concluyó sin más contratiempos.

La dirigencia sindical aseguró que este grupo actuó por su cuenta, desoyendo los lineamientos de los sindicatos, que en todo momento han convocado a marchas pacíficas.