Escándalo del cemento chino pone en crisis al Ministerio Público

La renuncia de la fiscal general adjunta, Berenice Smith, con el pedido simultáneo de la Asociación Costarricense de Fiscales (Acofi) al fiscal general, Jorge Chavarría, de que se aparte temporalmente del cargo, puso de relieve una profunda crisis en el Ministerio Publico.

Smith presentó el miércoles su renuncia tras revelarse que ocultó a la Sala III de la Corte Suprema una investigación del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) sobre las comunicaciones telefónicas entre los diputados Otto Guevara y Víctor Hugo Morales con el empresario Juan Carlos Bolaños.

Los dos diputados encaraban una denuncia presentada en junio de 2015 por presunto tráfico de influencias, pero en enero de este año Smith pidió a los magistrados que desestimaran la acusación porque no había pruebas de que ambos diputados hubieran mantenido comunicaciones frecuentes con Bolaños.

No obstante, el director del OIJ aseguró la semana pasada que un informe entregado oportunamente a la Fiscalía, se da cuenta de casi 800 llamadas entre los dos congresistas y el empresario en un periodo de un año, entre mayo de 2014 y junio 2015.

Por otra parte, la organización de los fiscales (Acofi) consideró indispensable la separación del cargo de fiscal general de Jorge Chavarría, quien es investigado por la lentitud con que el Ministerio Público lleva adelante las investigaciones en torno al caso del cemento chino.

La Corte Plena ordenó dicha investigación, pero dejó a Chavarría en todas sus funciones, aunque lo apartó explícitamente de las indagaciones contra el magistrado Celso Gamboa, investigado también por un eventual tráfico de influencias a favor de Juan Carlos Bolaños.

El presidente de Acofi, Ronald Segura, dijo que Chavarría no debe permanecer en el cargo mientras es investigado porque hay fiscales que tiene cosas que decir, pero “están siendo atemorizados”.

A algunos fiscales se les está abriendo investigaciones por causas en las que el Ministerio Público ha pedido prisión preventiva y los jueces la han denegado, explicó Segura.

Además, el caso del cemento chino es solo uno de varios en que Chavarría debe ser investigado porque el Ministerio Público no hizo ninguna investigación, como es las transferencias que el ex presidente de Perú, Alejandro Toledo, hizo a través de cuentas en el Scotiabank de Costa Rica, señaló el presidente de Acofi.

También, está el caso del ex presidente Oscar Arias, a quien la Fiscalía decidió no acusar por emitir el decreto que declaró de interés nacional la explotación de oro en Crucitas, pese a que por ese mismo hecho fue procesado y condenado el ex ministro de Ambiente, Roberto Dobles.