• Informe Estado de la Nación 2013:

Costa Rica ya es modelo de desigualdad social en América Latina

  • Costa Rica continúa su acelerada carrera de desigualdad social,  deterioro del medio ambiente, y desgaste del sistema político, entre otras preocupantes tendencias, según el XIX Informe Estado de la Nación, dado a conocer este martes.

El estudio, que se realiza año con año y en el que participan calificados expertos de las universidades públicas del país, asegura que nuestro país ha pasado de ser uno de los países con más alto índice de desarrollo humano en América Latina, a un ejemplo de desigualdad social en la región.

“En una muestra de once países latinoamericanos, Costa Rica fue el único país cuyo coeficiente de Gini aumentó en el periodo 2001-2011”, asegura el estudio, según el cual dicho indicador llegó a su nivel histórico más alto, de 0,518.

El coeficiente de Gini es un indicador de desigualdad social el cual se expresa en una escala de 0 a 1, en la que a mayor desigualdad el país se encuentra más cerca del 1.

“A inicios de la década de los noventa (Costa Rica) tenía el coeficiente de Gini más bajo en una muestra de once países de América Latina. A principios del siglo XXI ya ocupaba el tercer lugar en el ordenamiento de menor a mayor, y en el periodo 2001-2011 fue el único país de la muestra cuyo coeficiente de Gini aumentó”, indica el informe.

Expresada de otro modo la situación, se tiene que el ingreso total promedio del 10% de los hogares más ricos es 24,8 veces mayor que el del 10% más pobre.

Pobreza y desempleo

El estudio también refleja que entre 2011 y 2012, un tercio de los hogares costarricenses estuvo en condición de pobreza, aunque la tasa anual se encuentra en 20,6%, sin variaciones de importancia desde hace 20 años.

“El Décimonoveno Estado de la Nación revela que este (el de la pobreza) es un fenómeno complejo y dinámico, pues un número importante de los hogares entra y sale de esa condición de un año a otro”, indica el informe.

Eso, al parecer indica que alrededor de un 13% de la población se encuentra cerca de la línea de la pobreza y que un cambio en su situación familiar, sobre todo el desempleo de uno de sus miembros, puede provocar que caiga en la categoría de los más pobres.

Además, el estudio señala que el desempleo tiene sus víctimas preferidas: las mujeres y los jóvenes.

“Un joven tiene 2,7 veces más probabilidad de estar sin trabajo que un adulto de 35 años y más; una mujer de 15 a 24 años tiene 4,9 veces más probabilidad de estar desempleada que un hombre adulto”, ejemplifica el informe.

Creciente deuda ecológica

Por otra parte, el Estado de la Nación advierte que el país ha venido aumentado su deuda ecológica, que es la diferencia entre el ritmo al que se consumen los recursos naturales y el ritmo al que la naturaleza puede reponerlos.

En nuestro caso, la deuda ecológica pasó de 3% en 2002 a 11% en 2012. En otras palabras, el daño que causamos al medio ambiente casi se ha cuadruplicado en solo una década.

Uno de los aspectos más preocupantes de la situación se refiere a la relación entre nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y al manejo de los recursos forestales, que son los que permiten fijar carbono de la atmósfera.

Según el estudio, durante la década analizada, la huella relacionada con el uso forestal bajó un 15,3%, es decir, que hubo más siembra o menos deforestación, pero las emisiones de carbono aumentaron un 43,2%, sobre todo por el sector de transporte.

Esto pone una amenaza sobre la meta del Estado de llegar a la carbono-neutralidad en el año 2021.

Otro de los grandes problemas ambientales del país es la descarga de aguas residuales sin tratamiento a los ríos.

“Unicamente las descargas de aguas residuales producidas por el 3,6% de la población recibieron tratamiento en el 2012”, apunta el informe.