• Universidad de Costa Rica en reconocimiento a sus aportes

Adiós a Hilda Chen-Apuy: la maestra que nos enseñó el camino a Oriente

La insigne educadora, Hilda Chen-Apuy Espinoza, partió este lunes 11 de diciembre de 2017 dejando tras de sí una senda de conocimiento que abrió a los costarricenses la mirada hacia las culturas de Oriente. Entre otras distinciones, Hilda Chen-Apuy Espinoza recibió el Premio Nacional de Cultura Magón 2003 y el Premio Rodrigo Facio Brenes 2008.  

Entre otras distinciones, Hilda Chen-Apuy Espinoza recibió el Premio Nacional de Cultura Magón 2003 y el Premio Rodrigo Facio Brenes 2008 (Foto:ODI)

Por Kratzy O´Niel

Oriunda de Puntarenas recorrió India, Europa y China para estudiar las culturas orientales y convertirse ella misma en un puente entre los pueblos de Oriente y Occidente. Fue maestra de primera formación, grado que obtuvo en la antigua Escuela de Pedagogía, una vocación que la acompañaría a lo largo de su vida.

Posteriormente obtuvo los grados académicos Máster of Arts de la Universidad de Iowa y una Maestría en Estudios Orientales en México. Además, realizó estudios universitarios sobre cultura oriental en las Universidades de Banaras en la India, Cambridge en Inglaterra y Amsterdam en Holanda.

ADEMÁS: Hilda Chen Apuy publica (2008) libro con los escritos de su vida

Aportes a la academia

De 1948 a 1984 la Dra. Hilda Chen-Apuy se dedicó a la docencia y a la investigación en la UCR en la Facultades de Educación y Bellas Artes, donde fundó la carrera de Historia del Arte; además, trabajó en las escuelas de Estudios Generales, Historia, Geografía y Filología, Lingüística y Literatura; y en la Cátedra de Historia de la Cultura, de la cual fue directora.

Durante más de tres décadas impartió cátedras sobre arte egipcio, historia antigua o moderna de India, China y Japón. Dirigió la Cátedra de Historia de la Cultura (1971-1976) y coordinó la sección de Historia Universal, en la Escuela de Historia y Geografía (1979-1984). En 1975 se convirtió en la primera mujer en ser Presidenta del Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica, donde participó en representación del Área de Artes y Letras (1973-1977).

Quienes compartieron con ella conocieron su pasión por la filosofía, las letras y el arte y reconocen su concepción del humanismo y su claridad para ver desde el pasado y a partir de la diferencia cultural, los elementos verdaderamente fundamentales para lograr una mejor calidad de vida para los pueblos.

Parte de su pensamiento se plasma en su último libro titulado “De la vida, del amor y de la amistad. Un puente entre culturas”, publicado por la Editorial Universidad de Costa Rica en el 2008. Este libro recoge 73 escritos, entre ellos, los artículos publicados por Hilda Chen-Apuy en revistas literarias y en la prensa nacional durante varias décadas.

Hilda Chen Apuy: “Nunca se alcanza la montaña del conocimiento”.

Reconocimientos

Por sus incontables aportes al conocimiento de las culturas orientales y a la educación, Hilda Chen-Apuy recibió muchas distinciones, entre ellas el Premio Nacional de Cultura Magón 2003 y el Premio Rodrigo Facio Brenes 2008, homenaje donde se le reconoció su pertinencia y su insistencia en introducir la diversidad cultural, sobre todo la oriental, en los muros de la Universidad y fuera de ellos.

Entre otras distinciones fue nombrada profesora Emérita de la Universidad de Costa Rica (1984); el reconocimiento de la Orden del Tesoro Sagrado del Gobierno de Japón (1985); la Medalla de la Cultura del Ministerio de Educación de Taiwán, el Premio Magón (2003) y el Doctorado Honoris Causa en Letras Humanas, del Mount Holoyoke College, Massachusetts, Estados Unidos, en el año 2006.