El exgobernante costarricense y Premio Nobel de la Paz (1987) estuvo en la diligencia alrededor de una hora (entre 7:30 y 8:30 de la mañana) y luego se retiró del edificio judicial sin dar declaraciones a la prensa.

Arias dijo a los reporteros que no se podía referir a las denuncias penales planteadas en su contra ni a otras de la misma índole que otras mujeres han hecho públicas, por consejo de sus abogados.

La primera en denunciar a Arias, el lunes 4 de febrero,  fue la doctora Alexandra Arce von Herold, quien asegura que el expresidente la besó, le tocó los senos y le introdujo los dedos en su vagina en contra de su voluntad.

Según la versión de Arce, el incidente se produjo en 2014, cuando ella lo visitó en su casa en Rohrmoser para solicitarle apoyo a una campaña de una organización antinuclear internacional, en la que ella milita.

Un día después, Jazmín Morales, quien representó a Costa Rica en el certamen Miss Universo en 1994, presentó otra denuncia penal contra Arias, aduciendo que éste la besó y le tocó los pechos contra su voluntad en 2014. La situación se habría presentado también en la casa del político.

Desde entonces, otras cuatro mujeres han asegurado públicamente, aunque sin acudir a la vía judicial, diferentes abusos de tipo sexual de parte de Arias. Ellas son las periodistas costarricenses Nono Antillón y Mónica Morales, así como la periodista Emma Daly y la politóloga Carina Black, ambos estadounidenses.