Paul Manafort

"El acusado no es enemigo público número uno", pero "tampoco es una víctima", dijo la jueza federal Amy Berman Jackson al dar a conocer en Washington la sentencia de 43 meses de prisión para Manafort, que ya había sido condenado la semana pasada a 47 meses.

La jueza agregó que este veterano cabildero republicano ha mostrado poco arrepentimiento y mintió de manera repetida. La magistrada ya envió a Manafort a la cárcel el año pasado después de que fuera acusado de manipular testigos, uno de los dos cargos de conspiración de los que se declaró culpable.

A Manafort, que cumplirá 70 años el 1 de abril, se le reconocieron los 9 meses que ya pasó detenido, por lo que la condena total será de 81 meses, poco menos de siete años.

El caso de Manafort es el de más alto nivel que se deriva de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016.

Es uno de la media docena de asesores y personas vinculadas al presidente de Estados de Unidos acusados por Mueller, aunque hasta ahora ninguno de ellos ha sido acusado de connivencia directa con Moscú para que Trump saliera elegido para la Casa Blanca.

La jueza Jackson destacó ante la corte que el caso no tiene nada que ver con las elecciones de 2016, sino que estaba vinculado a las actividades de consultoría política y de cabildeo que Manafort llevó adelante durante una década para políticos ucranianos prorrusos.

El tema de si hubo colusión entre los miembros de la campaña de Trump y Rusia "no estuvo presente en este caso, punto", manifestó la jueza, que ridiculizó los argumentos de la defensa de que la acusación contra Manafort surgió sólo a partir de la investigación de Mueller. "El Departamento de Justicia ya estaba investigando este asunto", aseguró.

- "Lo lamento" -

Antes de su sentencia, Manafort, que ingresó al tribunal en silla de ruedas, expresó remordimiento y le pidió a la jueza que no le añadiera más tiempo en prisión que los 47 meses a los que había sido sentenciado la semana pasada por el caso de fraude fiscal y bancario.

"Lamento lo que hice y todas las actividades que me llevaron hasta aquí hoy", señaló el exjefe de campaña de Trump. "Acepto la responsabilidad" por lo ocurrido, aseguró. "Estoy arrepentido de esos errores".

En agosto, un jurado había declarado a Manafort culpable de cinco cargos por presentar declaraciones de impuestos falsas, por fraude bancario y por no informar de una cuenta bancaria extranjera.

Su condena representó la caída de un hombre que también trabajó en la carrera a la Casa Blanca de otros tres presidentes republicanos: Gerald Ford, Ronald Reagan, George H.W. Bush, así como en el fallido intento de Bob Dole.

Los cargos contra Manafort, que dirigió durante dos meses la campaña de Trump en 2016, no abordan esa faceta.

Los fiscales alegaron que Manafort usó cuentas bancarias "offshore" para esconder más de 55 millones de dólares que se embolsó por su trabajo para políticos ucranianos apoyados por Rusia.

El exjefe de campaña usó ese dinero para mantener un alto tren de vida, que incluía la compra de casas y automóviles de lujo, alfombras antiguas y ropa cara, como una chaqueta de pitón de 18.500 dólares.

El juez de distrito T.S. Ellis condenó la semana pasada a Manafort a 47 meses de prisión por fraude fiscal y bancario, una pena muy por debajo de las pautas de sentencia federales de 19 a 24 años, lo que le valió al magistrado fuertes críticas por indulgente. 

- Nueva acusación en Nueva York -

Trump tilda habitualmente la investigación de Mueller como una "caza de brujas política", y dejó entrever la posibilidad de conceder indultos a algunos de los acusados por el fiscal especial, un exdirector del FBI.

"Me siento muy mal por Paul Manafort. En términos humanos es algo muy triste", dijo el miércoles Trump a periodistas en la Casa Blanca tras la nueva condena. El mandatario no descartó un indulto para quien dirigió a su equipo de campaña electoral durante dos meses, diciendo simplemente: "Ni siquiera lo pensé".

El consultor político fue además acusado de 16 cargos de fraude en Nueva York por falsificar documentos para obtener millonarios préstamos hipotecarios, anunció el miércoles el fiscal de Manhattan, Cyrus Vance. "Nadie está por encima de la ley en Nueva York", dijo Vance en un comunicado.

Aunque Trump podría concederle una amnistía por sus delitos federales, si Manafort es hallado culpable de los 16 cargos presentados en su contra ante la Suprema Corte de Justicia de Nueva York no podrá librarse de la cárcel, ya que el presidente carece de autoridad sobre los crímenes estatales.

Por estos nuevos cargos enfrenta hasta 25 años de prisión.

La fiscalía de Nueva York comenzó a investigar a Manafort hace dos años, examinando préstamos hipotecarios que éste recibió de dos bancos.