"La agencia tomó esta decisión como resultado del proceso de recolección de información y de una nueva prueba encontrada en el sitio y analizada hoy... junto a nueva y revisada información satelital", dijo en Twitter la Administración Federal de Aviación (FAA) estadounidense.