• Un ataque frontal a la democracia

Lula reitera que condena en su contra es para sacarlo del juego político

"Sergio Moro debe rendirle cuenta a la historia", dijo en referencia a la condena que emitió en primera instancia "sin pruebas verdaderas". El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva se manifestó "indignado". 

El ex presidente de Brasil se mostró muy “indignado” por la reciente condena en primera instancia del juez Sergio Moro por supuesta corrupción por el caso de Lava Jato, que según dijo, busca sacarlo del juego político. Lula es el principal candidato a la presidencia del país, con la mayor intención de votos. 

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) reiteró que la condena de este miércoles es un intento de sacarlo del juego político, pero aseveró que pese a estos esfuerzos él se mantendrá en la contienda para las elecciones presidenciales de 2018.

"Yo sigo en el juego político", aseveró frente a decenas de periodistas y militantes de la izquierda desde la sede de prensa del partido. 

Lula recordó que esta sentencia no es una sorpresa y leyó un artículo que escribió recientemente en el que dio fe de que esta acusación en su contra seguiría en curso hasta lograr su condena a pesar de no tener "pruebas verdaderas". 

"Tenemos que comprender esto como una disputa política. Ellos no quieren condenar a Lula, quieren condenar a un proyecto político que representa un avance, quieren destruir una corriente de pensamiento", dice el artículo. 

Asimismo, denunció que buscan "destruir las conquistas de los trabajadores y la industria nacional". 

Su partido, el Partido de los Trabajaodres calificó la decisión del juez Moro como un ataque frontal y una afrenta a la democracia por la que quieren conducir a Brasil a una situación inmanejable para acabar con las conquistas de los trabajadores y las poblaciones vulnerables.. 

"La gente no necesita ser gobernada por la élite. La gente necesita ser gobernado por quienes conocen la vida dura del trabajador", afirmó. 

Da Silva fue sentenciado este miércoles por la Corte de primera instancia a nueve años y seis meses de prisión. el juez Sergio Moro dictaminó la sentencia tras encontrar al exmandatario culpable de los supuestos delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero. Sin embargo, los abogados del expresidente brasileño aseguran que la condena se basa en delaciones de delincuentes confesos y no en pruebas reales.