• FEUCR, FEUNA y FEITEC demandaron al Congreso respetar el 8% para la educación

Universitarios piden al Congreso respetar presupuesto de la educación superior pública

El movimiento estudiantil universitario encabezado por las federaciones estudiantiles de las universidades públicas, protagonizaron una marcha que culminó frente al Congreso donde pidieron a los diputados que se respete el financiamiento a la educación superior según lo establece la Constitución Política y se desconozca el monto acordado por la Comisión de Enlace del gobierno y el Consejo Nacional de Rectores (CONARE). 

Los estudiantes reprocharon a las autoridades universitarias que aceptaran una negociación que terminó con un resultado “a la baja”, como lo han llamado, del monto del Fondo Especial para la Educación Superior (FESS) 2018 so pretexto de la crisis fiscal que vive el país.

Además, interpelaron a los diputados por ser incapaces de abordar y aprobar con responsabilidad el tema fiscal y los proyectos que el gobierno ha presentado para solventar la falta de liquidez, los que incluye más impuestos para los que más ganan, mecanismos para mejorar la recaudación y evitar la evasión, entre otras medidas.

Recordaron que el artículo 78 de la Constitución Política fija en 8% del Producto Interno Bruto (PIB) el presupuesto para la educación pública. De este total, la educación superior pública recibe un porcentaje. Según ellos, el FESS aprobado para el 2018 sufrió una baja, del 1,42% actual paso al 1,38% del PIB en el convenio firmado por los Rectores y el gobierno, menor a las proyecciones de crecimiento, señalaron.

La Comisión de Enlace que integran autoridades respectivas del Gobierno y los Rectores y funcionarios de las universidades públicas (CONARE) se acordó un presupuesto para el FESS con un aumento del 3,7%.

Días atrás, CONARE aclaró que el monto del FESS cumple a cabalidad con la norma constitucional sobre el financiamiento a la educación superior pública y presenta un crecimiento de 3.7% con relación al actual.

En mensaje a la comunidad universitaria, CONARE expresó que habían arribado a un acuerdo satisfactorio acorde con la dura crisis fiscal que atraviesa el país sin obligar al gobierno a un compromiso imposible de sustentar.

Pero los estudiantes señalan que, en términos reales, el presupuesto pasó de un 1,42% a un 1,38% del PIB.

Duras críticas a diputados

El movimiento estudiantil anunció que habrá otras acciones de protesta además de la marcha que protagonizaron este martes, convocada por las Federaciones de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR), de la Universidad Nacional (FEUNA) y del Instituto Tecnológico de Costa Rica (FEITEC).

Los estudiantes increparon a los diputados por “su incapacidad de abordar con responsabilidad los proyectos de ley fundamentales para mejorar la condición de las finanzas públicas” que son los que obligaron, dijeron, a hacer recortes en el presupuesto de las instituciones públicas con graves consecuencias en el caso de las Universidades.

La Constitución Política en su artículo 78 establece que las rentas del fondo del FESS “no podrán ser abolidas ni disminuidas, si no se crean, simultáneamente, otras mejoras que las sustituyan”.

Los Rectores salieron al cruce de los alcances de esta norma afirmando que  CONARE utilizó para hacer los cálculos de 2018, el PIB de referencia de 2017, con lo cual, el monto del FESS 2018 cumple con la norma constitucional.  

La Federación de Estudiantes del Instituto Tecnológico de Costa Rica (FEITEC) expresó en un comunicado que la fórmula de las negociaciones que utilizaron el gobierno y CONARE “es inaceptable”.

La FEITEC sostiene que esta situación “sin duda, deja la posibilidad que los futuros Gobiernos puedan negociar presupuestos universitarios a la baja, tomando como referencia el porcentaje acordado para este año” y agregó que para el movimiento estudiantil se trata de un acuerdo “inconstitucional” que será apelado para impedir que se siente un precedente negativo para la educación superior pública.

El debate quedó planteado en las calles, los estudiantes están dispuestos a presionar a los diputados para que se revise el acuerdo de las autoridades.

Por su parte, los rectores han expresado su conformidad de cara a la grave situación fiscal y la coyuntura especial que vive el país, sostienen que no se puede pedir más a costa de otros rubros del Presupuesto Nacional que podrían afectar programas sociales.

Destacaron, las autoridades universitarias que el acuerdo contiene una cláusula de revisión ligada a la inflación, por si esta variable fuera superior al 4% anual, en cuyo caso, el gobierno aprobará fondos extraordinarios para impedir una afectación en las universidades.