Tres nuevas cárceles para 1.600 internos estarán listas este año

Tres nuevas cárceles para 1.600 privados de libertad quedarán listas este año en San Rafael de Alajuela, Pococí (Limón) y Pérez Zeledón, anunció este martes la ministra de Justicia, Cecilia Sánchez.

La cárcel de Pococí lleva un avance del 25% pero estará lista este año, según Ministerio de Justicia.

“Desde 1999, en Costa Rica no se construía una nueva cárcel. Para este 2017, el país contará con tres nuevas Unidades de Atención Integral para albergar a 1.600 personas privadas de libertad en espacios para la ocupación laboral y el estudio”, afirmó la ministra al hacer un balance de su gestión.

La nueva infraestructura, que  tiene un costo de 66 millones de dólares, alrededor de 37.000 millones de colones, está avanzada en un 95% y un 99% en San Rafael y Pérez Zeledón, respectivamente, mientras que la de Pococí lleva un progreso del 25%.

Los espacios responden a un modelo de atención que permitirá ubicar población con un perfil convivencial adecuado para que trabajen y reciban capacitación del Instituto Nacional de Aprendizaje.

En materia de infraestructura, además, se está culminando la remodelación del ámbito D (antigua mediana cerrada) en La Reforma, para 204 personas con una inversión de ¢585 millones.

Por otra parte, el ámbito F de La Reforma, conocido como las Tumbas, que fue cerrado en agosto de 2016 por considerarse atentatorio contra los derechos humanos, será remodelado para que se convierta en un espacio laboral apropiado para 88 personas.

Sánchez dijo que, en materia de hacinamiento, es necesario hacer una revisión de la política criminal, pues la problemática no se resuelve únicamente con proyectos constructivos.

Por esa razón, el gobierno presentó un proyecto de ley, ya  dictaminado afirmativamente por la Comisión de Seguridad y Narcotráfico, cuyo objetivo es evitar una saturación innecesaria, injustificada y costosa del sistema penitenciario, estableciendo penas alternativas a la prisión.

De esta manera se garantizan sanciones para los infractores y se introducen, al tiempo, formas punitivas distintas al encierro que eviten que haya impunidad.

En materia legislativa, el Ministerio da impulso a otros proyectos de ley: ejecución de la pena, introducción de proporcionalidad en delitos de hurto, bloqueo de señal celular en cárceles y el proyecto para juzgamiento de mujeres en condición de vulnerabilidad.

A propósito, en materia de género, se instauró el Programa de Atención de la Mujer y el CAI Buen Pastor fue bautizado como Vilma Curling Rivera, en honor a una enfermera que trabajó por casi tres décadas como voluntaria.