• Opinión

No me interesa llover sobre mojado, solamente quiero interpretar el tuit

Por Flora Fernández. "Suicidarse es una manera de decir la verdad, posiblemente la más vehemente de todas". Siento que es una expresión muy filosófica pues surge a raíz del suicidio de Anthony Bourdain, un famoso chef que se ahorcó con la faja de la bata en un hotel de París.  

¡Bourdain lo tenía todo! Todo lo que cualquier mortal podría anhelar: fama, reconocimiento, dinero, pareja (una mujer muy guapa y mucho más joven que él activista de "Me too" un movimiento por la inclusión y no discriminación de género.

Creo que la gran verdad que se revela vehementemente es "realmente no lo tenía todo" o bien, lo que nos pasa a casi todos los seres humanos: "gozamos poco lo mucho que tenernos y sufrimos mucho lo poco que nos falta.

La expresión del Ministro de Educación causó un revuelo tal que hasta la Extra en portada se deja decir esta barbaridad "Ministro de Educación a favor del suicidio" cuando eso no fue lo que el dijo ni tiene nada que ver con su tuit. Ya ese pasquín no puede caer más bajo... le ganó a La Nación... y eso es mucho decir.

¡Y los diputados con techo de cristal, pretenden tirar una piedra para censurar lo que no estuvieron dispuestos a permitir que se investigara. ¡Tan amorosamente cristianos y olvidan un sólo mandamiento y se concentran en ver la brizna en el ojo ajeno!

No hay nada tan real como un suicidio... es una verdad triste pero vehemente. ¿entonces? por qué tanto revuelo. Mejor si los diputados se preocuparan de hacer hasta lo imposible por mejorar el país desde esa trinchera maravillosa de la que tienen el privilegio de gozar y desde la que pueden hacer tanto bien como daño... y optan por la segunda opción.

Hoy día la discusión debe ir orientada a que la gente no tome tan dura decisión... sobre todo niños y jóvenes pues el suicidio ha ido en aumento. Finalmente valdría la pena ahondar en las causas y la prevención en lugar de seguir condenando al Ministro pues eso no conduce a nada.