Una empresaria de 65 años y una entrenadora física de 60 relataron al diario La Nación sus experiencias con el expresidente, quien afronta una verdadera avalancha de señalamientos por conductas impropias.

María del Pilar Baeza Montes de Oca, empresaria de bienes raíces, afirma que Arias le tocó los pechos y le mostró su pene el mismo día que se conocieron, hace once años.

La mujer relató que una amiga periodista la invitó a un restaurante en Rhormoser donde dijo que le presentaría a “un hombre encantador”, que era una sorpresa. Sin embargo, al llegar al restaurante, adujo que el hombre en cuestión no había podido llegar pero que les esperaba en su casa que estaba cerca, que resultó ser la de Oscar Arias.

Baeza explica que los tres compartieron durante un rato pero que en determinado momento ella tuvo que ir al baño y cuando regresó su amiga se había marchado, pero que accedió a quedarse un rato más por cortesía y que fue en esas circunstancias en que sufrió la agresión sexual.

“De pronto, simplemente se lanzó a tocarme los senos. Yo me lo quité de encima y le dije ¿qué le pasa?". “Él permaneció sentado y empezó a desabrocharse el pantalón hasta mostrarme su miembro y entonces me dijo: ‘Pilar usted pasa la noche conmigo, estamos solos y el mayordomo tampoco está; la casa está con llave y no se puede ir’”, relató la empresaria.

Ella se mantuvo firme -asegura- y le exigió que le abriera para marcharse hasta que Arias desistió y le abrió la puerta.

La Nación identificó a la periodista que llevó a Baeza a casa de Oscar Arias como Viviam Quesada Rodríguez, quien militó en el Partido Liberación Nacional (PLN) y fue asistente personal del expresidente y su coordinara de eventos especiales.

Más tarde, Patricia Volio García dijo al mismo diario que hace unos 15 años trabajó como entrenadora personal de Arias en su casa, dónde ése tiene un espacio acondicionado para ejercicios. Sin embargo, aseguró que tuvo que dejar el trabajo debido a los constantes toqueteos e insinuaciones de que era víctima.

Arias enfrenta dos acusaciones penales por abusos sexuales: una de la doctora Alexandra Arce von Herold quien fue la primera en romper el silencio, y otra de la ex reina de belleza Jazmín Morales. El miércoles pasado, el expresidente acudió a la Fiscalía para ser indagado sobre ambas denuncias.

Además, otras cinco mujeres han hecho denuncias públicas sin acudir a la vía judicial: las periodistas costarricenses Nono Antillón y Mónica Morales, la editora Marta Araya Marroni; las estadounidenses Emma Daly (periodista) y Carina Black (politóloga)