El fraude de simulación en el marco de las relaciones de pareja ha sido utilizado con mucha frecuencia para esconder bienes gananciales o que podían contabilizarse en el cálculo de pensiones alimenticias.

Con la reforma del artículo 37 aprobada por los legisladores, este martes, “se corrige una injusticia” porque se penaba con una sanción menor a la establecida para el fraude de simulación cometido en otros ámbitos, cuando este se daba en el marco de una relación de pareja, puntualizó el diputado del Frente Amplio Gerardo Vargas Varela, proponente de la reforma.

El fraude de simulación tiene una condena de 10 años en el Código Penal, pero desde el año 2007 cuando entró en vigencia la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres, quedó establecido que si este delito se comete en el marco de una relación de pareja, la pena era de sólo 3 años.

“Este artículo que hoy se modificó establecía una odiosa discriminación que afecta en particular a las mujeres, porque en la mayoría de los casos quienes tienen más bienes a su nombre son los hombres. Ahora quien pretenda esconder esos bienes para no dividirlos en los juicios de pareja, se expondrá a 10 años de cárcel como si el delito se cometiera en cualquier otro ámbito” afirmó Vargas Varela.

Con la reforma aprobada por los diputados la condena deja de ser de 8 meses, como estaba establecida, para pasar a una condena escalonada de 2 meses a 3 años si el monto defraudado no excede 10 veces el salario base y de 6 a 10 años si excede los 10 salarios base.