• Delincuencia acosa centros de salud de la CCSS en todo el país

SOS por acecho del hampa a clínicas, EBAIS y usuarios de la Caja

 

Una solicitud a tomar acciones inmediatas para proteger a los usuarios, personal, instalaciones y equipos de clínicas, EBAIS y bodegas de la Caja del Seguro Social que son víctimas del hampa en casi todo el país, tuvo como detonante el asalto y la posterior protesta que realizaron los asegurados en Desamparados donde, afirman, es un riesgo acudir al CAIS de la Clínica Marcial Fallas

El Unión de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA) llamó la atención de las autoridades de la Caja del Seguro Social y el Ministerio de Seguridad sobre la grave situación de inseguridad que enfrenta los centros de salud y todas sus instalaciones de la CCSS a nivel nacional, que son vulneradas por delincuentes ante la falta de vigilancia efectiva.

“Lo sucedido en el CAIS de la Marcial Fallas, Desamparados, en días recientes, son hechos que amenazan gravemente a usuarios y trabajadores en los horarios de atención desde horas de la madrugada hasta tarde y noche” señala Undeca.

El secretario general de Undeca, Chavarría, dijo que en estos momentos “hay una grave preocupación por la gran cantidad de asaltos y robos de pertenencias personales, carteras, celulares, dinero, equipos de trabajo esencial, que atenta contra la adecuada atención al paciente”.

Agregó Chavarría que “además sabemos de la destrucción o deterioro de bancas en salas de espera, de estetoscopios, equipos de oficina, agresiones físicas e insultos que se están dando en los centros” por lo que la situación amerita la intervención inmediata para impedir que la delincuencia siga avanzando.

“Este es el día a día en los centros de salud y oficinas administrativas de la Caja Costarricense de Seguro Social, donde ni en los alrededores de los edificios emblemáticos centrales de la Caja en el corazón de San José, se salvan de este flagelo” señaló el dirigente sindical.

Es así como EBAIS, clínicas, áreas de salud, hospitales, almacenes, bodegas, áreas administrativas en la capital y en todo el país, el hampa ha visto un botín ajeno para apropiárselo. Entre los hechos que denuncia están las amenazas, robos, intimidación y asaltos

En las clínicas de Alajuelita, Solón Núñez, Moreno Cañas, Clorito Picado, Carlos Durán, Áreas de Salud y EBAIS como los Cuadros de Guadalupe, Goicoechea, Villa Vista, Parasito de Moravia, Barrio México, puestos peatonales alrededor de los centros de salud, han sido tomados con fines delincuenciales

Undeca señala que en el área rural el riesgo no es menor por el contrario se amplía la lista de agresiones sufridas por el personal y el robo de equipos, “el personal de ATAP, es objeto de robos de motocicletas, triciclos, propiedad de la institución, de los equipos médicos activos y materiales, con la visita a las familias en sus casas, ataques de perros, amenazas de machete, exposición de agresiones físicas y sexuales, arma blanca, hasta intentos de secuestro y amenaza de muerte”.

“Este es el oscuro panorama de inseguridad laboral, riesgo físico y que viven trabajadores, usuarios, paciente y familias, adultas mayores, jóvenes y niños pasan el día a día. De toda esta gravísima situación, las más altas autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social, son absolutamente responsables” puntualizó Undeca.

Para Chavarría, esta situación que ha sido denunciada en reiteradas ocasiones a lo interno de la institución es consecuencia de desaciertos en “las políticas de restricción de gasto, congelamiento, no sustitución de personal y contratación de empresas privadas de seguridad, son el resultado de las consecuencias aterradoras en que está incurriendo la delincuencia en las comunidades”.

En contraste, señala Undeca en “las gerencias y otros altos mandos de las oficinas centrales cuentan con un aparato de seguridad para perseguir al personal”.

“Es totalmente injustificable que estas altas autoridades del Seguro Social, no hayan tenido capacidad intelectual ni cabeza para pensar ni siquiera, en la protección y la seguridad de millones de usuarios y los 55 mil trabajadores de la CCSS” lamentó Chavarría.

Por tanto, demandamos la urgente solución de un tema que es de interés nacional, cual es proteger la integridad y la vida de quienes lo arriesgan todo para velar por el derecho humano a la salud.