• Autoridades de Universidad de Costa Rica hacen nuevo llamado a la sensatez

La nueva convención colectiva de la UCR en riesgo de fracasar por intransigencia sindical

Con más de 100 artículos aprobados por consenso, la nueva convención colectiva de trabajo se atascó en la definición de las anualidades que la Administración propone en un 3,5% pero la dirigencia sindical exige el 5,5%, una cifra insostenible, según las autoridades. Este viernes vence el plazo para aprobarla por lo que la Rectoría exhortó a docentes y funcionarios a hacer público su apoyo a los acuerdos dado que el porcentaje de participación en el Sindicato de Empleados Universitarios (Sindeu) no llega al 1% del total de funcionarios. 

La Rectoría convocó a los docentes y funcionarios a concentrarse en el Pretil, a las 10 am., para manifestar su apoyo a un acuerdo “racional” sobre el porcentaje de anualidades que negocian la Administración y el Sindicato. En el Pretil se van a recoger firmas de apoyo a una petición para que la dirigencia sindical flexibilice sus posiciones y llegue a acuerdos en el día de hoy (16.02.2018) fecha en que vence el plazo para aprobar la nueva Convención Colectiva.

El Sindeu por su parte convocó a una asamblea general extraordinaria, a las 9 de la mañana, para definir nuevas acciones de presión contra las autoridades institucionales.

Otra pretensión del Sindeu que no ha prosperado porque choca con el Estatuto interno de la UCR, es que se incluya en la Convención Colectiva la participación directa de los empleados administrativos en la elección del Rector, en la que hasta ahora solo pueden participar los académicos: docentes, investigadores, directores de unidades académicas, de institutos de investigación, decanos, entre otros. Los funcionarios, al igual que los estudiantes tienen participación a través de sus representantes en el Consejo Universitario (CU).

El vicerrector de Administración, Carlos Araya, llamó a la comunidad universitaria a manifestar "su punto de vista y a que hagan una excitativa vehemente para que se flexibilicen las posiciones del Sindeu y que se logren acuerdos", esto por cuanto los funcionarios de la institución que participan en las asambleas del sindicato no llegan al 1% del total.

El vicerrector Araya, lanzó un llamado a la comunidad universitaria a defender los acuerdos logrados en la mesa de negociaciones de la Convención Colectiva, en los que se ha trabajado durante más de un año. “Aunque en las últimas semanas hubo avances significativos en acuerdos sobre temas delicados como cesantía y la fórmula de reconocimiento salarial, la falta de un entendimiento sobre anualidades puede dar al traste con la nueva Convención Colectiva.”

El Sindicato presentó “esos tres temas como un paquete”, se aprueban los tres o no se aprueba ninguno. “Ellos dieron el visto bueno a la fórmula de ajuste salarial y a continuar con el pago de 15 meses de cesantía, pero condicionados a la aprobación del artículo relacionado con el pago de anualidad“, puntualizó Araya.

El vicerrector destacó que la administración mostró su voluntad de mejorar la oferta de inicio. “Con el fin de llegar a un acercamiento el lunes 12 de febrero, el equipo negociador propuso otorgar para todas las personas trabajadoras un 3,5% hasta los 30 años de servicio y un 3% a partir del año 31. No obstante, esta oferta fue rechazada por la representación sindical, sin presentar una contrapropuesta que permitiera alcanzar un acuerdo.”

“Es importante que la comunidad universitaria tenga claridad de que la anualidad vigente en la Convención Colectiva es de un 3%. La propuesta de un 3,5% representa una mejora para las condiciones salariales. Sin embargo, sorprende que la representación sindical no acepte la propuesta, ni haga una oferta. Además, reiteran que si no hay acuerdo en este tema, tampoco lo hay en cesantía y ajuste salarial”, subrayó.

El Dr. Araya recordó, que de no llegar a un acuerdo en estos aspectos el día de hoy, la negociación de la nueva Convención Colectiva podría fracasar y regiría lo que indica el Reglamento Interno de Trabajo, es decir: una anualidad del 2% sobre el salario base, sujeto a una evaluación del desempeño, y una cesantía máxima de ocho meses, según lo indica el Código de Trabajo.

“El compromiso de esta administración es que el aumento salarial se equipare a la inflación. El Sindeu, por ganar un pequeño porcentaje de anualidad, pone en riesgo las condiciones laborales adquiridas por generaciones pasadas. Además, no es posible que una Asamblea Sindical, a la que no asiste ni al 1% de las personas trabajadoras de la UCR, tome decisiones por todos.”

Por lo que Araya, exhortó “a funcionarias y funcionarios universitarios a que manifiesten su punto de vista y hagan una excitativa vehemente para que se flexibilicen posiciones y se logren acuerdos que cumplan con las demandas laborales, sin dejar de lado el necesario equilibrio entre estas y las posibilidades de la Institución”, dijo. 

Mensaje del Rector

En un esfuerzo adicional para llevar a buen término el proceso de más de un año de negociaciones el rector Henning Jensen, pidió a los dirigentes del sindicato que “concluyamos la negociación en paz y armonía. Que prevalezcan las ideas y las propuestas por el bien de la comunidad universitaria”.

El Rector lamentó que en la víspera “de concluir una exitosa negociación de la nueva Convención Colectiva de Trabajo, en la cual ambas partes consensuaron alrededor de 100 artículos de gran beneficio para todos los funcionarios de la institución, el Sindeu, en contra de la voluntad expresa de la mayoría de universitarios, realizara un cierre de importantes vías de acceso al campus. El cierre afectó funciones esenciales de la universidad y le provocó cuantiosas pérdidas económicas” aseguró.

“Insto al Sindeu a deponer cierres y retornar a la mesa de negociación”, dijo el rector Jensen, quien resaltó que la nueva convención colectiva es un texto moderno, inmerso en nuestro tiempo y mucho más favorable en los beneficios para el personal de universitario que el anterior.