Aretha Franklin la Reina del Soul murió en Detroit a los 76 años.
Aretha Franklin la Reina del Soul murió en Detroit a los 76 años.

Por Santiago Giordano

Apenas comenzó a circular la noticia sobre el declive de su salud, el domingo, fueron innumerables las muestras de afecto hacia una de las artistas más celebradas de la cultura norteamericana de las últimas décadas. La iglesia de Detroit que su padre fundara y liderara celebró ayer una vigilia, y durante estos días la cantante recibió las visitas de Stevie Wonder y del activista de los derechos civiles Jesse Jackson, en medio de una gran cantidad de mensajes de buenos deseos llegados de todos los niveles de la sociedad.

"En uno de los momentos más oscuros de nuestras vidas, no podemos expresar el dolor en nuestro corazón. Hemos perdido a la matriarca y a la roca de nuestra familia ", expresó el comunicado que anunciaba la muerte de quien será recordada como la Reina del Soul.

Aretha Louise Franklin nació en Memphis el 25 de marzo de 1942. Su madre, Bárbara, era cantante de góspel y pianista, y su padre, Clarence LeVaughn Franklin, un importante predicador bautista. En la ciudad ribereña del Mississippi, usina del gospel y el blues, la pequeña Aretha vivió hasta los 6 años, cuando su madre se fue de casa. Entonces, junto a sus hermanas Erma y Carolyn –-que también se dedicarían a la música--, su hermano Cecil y su abuela paterna, Rachel, cariñosamente llamada Big Mama, se trasladaron a Detroit, donde el padre fue ministro de la New Bethel Baptist Church, una comunidad religiosa fundada por él mismo, que congregaba unos 4.500 fieles.

El reverendo Franklin fue un pastor carismático. Sus sermones llegaban a millones de personas a través de la radio y su figura era muy popular. Fue amigo y consejero de Martin Luther King, Jesse Jackson y otros activistas por los derechos sociales de los negros en Estados Unidos, y con ellos protagonizó muchas de las batallas de esa época. Aretha y sus hermanos crecieron entre oraciones, reivindicaciones y música. Cantaban en el coro de la iglesia, donde Aretha también era pianista, y la casa familiar era frecuentada por artistas como Mahalia Jackson, Clara Ward y Sam Cooke, que tendrían gran influencia sobre la futura estrella de la música norteamericana.

En ese tumulto de inspiraciones, aquellos fueron también años difíciles para la niña que crecía. En 1952 murió su madre, con la que a pesar de todo mantenía estrecho contacto. Y Aretha afrontó dos maternidades tempranas, con padres ausentes, que sin embargo no atenuaron su determinación de ser profesional en el mundo de la música. Tuvo su primer hijo, Clarence, a los 14, y el segundo, Edward, a los 16. Y con el tiempo, dos hijos más, y dos matrimonios.

En la década de 1950, el productor de discos Berry Gordy intentó sin éxito incorporar a la cantante a la escudería Motown. Más tarde tendría el apoyo artístico de Clara Ward, Mahalia Jackson, James Cleveland y Sam Cooke para firmar un acuerdo con RCA. Pero finalmente fue John Hammond, el excéntrico descubridor y protector de talentos de la música negra, el que logró llevarla a Columbia.

Los primeros discos de Aretha aparecieron enseguida, pero la cantante tardaba en encontrar la manera de expresar su espíritu de cantante de soul y rhythm’n’blues. Tal vez estaba todavía demasiado pegada a los modelos que la habían formado, o tal vez los arreglos orquestales, aunque precisos y a veces suntuosos, no potenciaban su voz y su habilidad de pianista. Recién a principios de la década de 1960 comenzó a trazar su estilo personal con “Rock-a-bye Your Baby with a Dixie Melody” y más tarde con “If I Had a Hammer”, una canción de Pete Seeger, que Franklin interpretó en clave gospel.

El año del gran salto fue 1966. Aretha se mudó al sello Atlantic, una de las grandes compañías discográficas independientes de posguerra, donde encontró mejor comprensión musical y pudo finalmente consolidar su propio estilo. Grabó entonces algunas de las que serían sus joyas musicales, entre ellas “I’ve Never Loved a Man (The Way I Love You)”, que da el nombre a su primer disco para Atlantic, donde está también “Respect”, de Otis Redding, que en su voz invirtió los términos del sentido del tema original –un hombre que pide respeto a su esposa-- y se convirtió en un himno de reivindicación femenina. También ese año aparecieron en discos simples “A Natural Woman” y “Chain of Fools”, que terminaron de hacer de ella una de las mayores vendedoras de discos de la época y, más ampliamente, la incontrastable Reina del Soul.

A esa altura, su manera de cantar ya era inconfundible. Su voz, de una extensión notable, llegaba a los agudos con facilidad y podía sumergirse en los bajos con la misma soltura. Su expresividad no era ni dulce ni violenta sino firme, segura. Era el testimonio de una forma de fe física y visceral, que se completaba en una manera de tocar el piano que incorporaba con naturalidad los rasgos del góspel, el soul y las cadencias del blues.

Los Premios Grammy acompañaron una y otra vez cada uno de sus éxitos, que continuaron en los primeros años de los ‘70. En 1972 se publicó Young, Gifted and Black, un LP que tomaba el nombre de la canción de Nina Simone, convertida en uno de los himnos del orgullo negro. También grabó en esa época temas de Los Beatles –“Let It Be” y “Eleanor Rigby”--, sin dejar de lado las referencias religiosas, que exaltó en Amazing Grace, un disco de puro góspel grabado con la ayuda como tecladista y director del coro de uno de sus maestros, el reverendo James Cleveland. La década terminó entre luces y sombras, con un declive en las ventas y algunas concesiones al pop, a la música disco, la fusión y otras tentaciones del mercado.

En 1980, la brillante actuación en la película The Blues Brothers  --encarnó a una mujer que se rebela ante el marido guitarrista-- la confirmó como una referencia del soul y el rhythm’n’blues. En esos años también cambió de sello: pasó de Atlantic a Arista, que la impulsó en una suerte de renacimiento artístico. Logró éxito personal con el álbum Jump to It, producido por Luther Vandross, pero lo más trascendente fueron sus colaboraciones con George Benson, Eurythmics y --sobre todo-- con George Michael. Su padre murió en 1984 y tres años después, en la iglesia que él había fundado en Detroit, Aretha grabó One Lord, One Faith, One Baptism, un álbum del que forman parte numerosos artistas famosos, entre ellos la gran Mavis Staples.

La década no dejó discos comparables a los anteriores, pero terminó con buenos resultados comerciales. Hizo dúos con Elton John y con Whitney Houston, y fue la primera mujer aceptada en el Salón de la Fama del Rock and Roll, en 1987.

Los '90 siguieron separándola de los éxitos del pasado. En 1993 y 1997 cantó en las ceremonias de asunción de Bill Clinton, en 1994 grabó con Frank Sinatra a dúo y en 1995 recibió un Premio Grammy a su carrera. Entre lo más destacable de esta década está el disco A Rose Is Still  Rose, de 1998, el mismo año en que sorprendió con la interpretación de “Nessun dorma”, el aria de Turandot de Giacomo Puccini, que cantó sorpresivamente en la ceremonia de entrega de los Grammy. Había tenido que sustituir a último momento a su amigo Luciano Pavarotti, que estaba enfermo. En 1999 apareció From these Roots, su biografía, que no terminó de satisfacer las expectativas que había creado.

Entrado el nuevo siglo, Aretha era un símbolo de la música negra, del soul, del gospel, de una manera de cantar que superó los confines de la parroquia y se extendió al mundo. Y también símbolo de la industria discográfica en ese mundo que nunca termina de cambiar. So Damn Happy, de 2003, quedó como muestra de sus cada vez menos frecuentes grabaciones. En 2005 recibió de manos de George W. Bush la "Medalla Presidencial de la Libertad" y en 2009 cantó para la investidura presidencial de Barack Obama.

Algo de aquel esplendor que la había coronado como la Reina del Soul retornó con Sings the Great Diva Classics, disco de 2014, el número 41 de su carrera. Allí interpretaba canciones popularizadas en su momento por artistas como Barbara Streisand, Gloria Gaynor, The Supremes, Alicia Keys y Adele, entre otras.

En diciembre de 2015, Aretha cantó “A Natural Woman”, el tema que había grabado en 1968. Lo hizo en la ceremonia de entrega del Kennedy Center Honors a Carole King, la autora del tema.  Ahí dio muestras, una vez más, de ser la dueña de una voz superior y, sobre todo, de un ángel particular.