Esta posición, afirma el gremio empresarial, no se modificará mientras no se aprueben las reformas estructurales por el lado del gasto, donde –afirman- se encuentra el verdadero problema.

Los industriales de alimentos piden modificaciones al modelo financiero de pensiones, el sistema de salarios del sector público, “el cumplimiento de estándares y rendiciones de cuentas para el gasto en educación y salud y la eliminación de abusos de convenciones colectivas”.

“Sin una propuesta seria por parte de los proponentes de la política fiscal en estos temas disparadores del gasto, no será de recibo ninguna iniciativa o reforma que busque crear o incrementar los impuestos vigentes”, manifestó José Manuel Hernando, Presidente de CACIA.

Para Hernando la posibilidad de incrementar la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) más allá del 13%, una de las iniciativas que baraja el Poder Ejecutivo para reducir el déficit,  es inaceptable.

Además, la incorporación de nuevos productos o sectores al pago del IVA “debe ser muy estudiado y analizados en sus impactos, señaló Hernando, ya que la imposición de golpe de un 13% a un producto que pagaba 0, puede implicar la quiebra de una empresa o de un sector de actividad.

Por otra parte, afirman los empresarios  que nuevos impuestos generarán un impacto inmediato en los bolsillos de los costarricenses.