Otros han hecho más bien énfasis en los méritos de una Costa Rica que está haciendo recordaral caza gigantes que  asombró al mundo en Brasil 2014.

Los siguientes son algunos titulares y breves comentarios aparecidos este miércoles en conocidos medios de comunicación del mundo.

“Nuevamente quedó demostrado que el territorio costarricense es imposible de conquistar para la selección de Estados Unidos que se desmoronó al sucumbir 4-0.   (El Comercio de Perú).

“Estados Unidos ha encajado mal, futbolísticamente, la elección de Donald Trump. Y si México le derribó por primera vez en Columbus, esta vez Costa Rica le pasó por encima.

La selección de Klinsmann cayó estrepitosamente (4-0) en San José en la segunda jornada del hexagonal de clasificación para el Mundial 2018 y el puesto del entrenador alemán al mando estadounidense vuelve a estar en entredicho.

Los Ticos se dieron un festival ante unos yankees que no levantan cabeza tras la elección de Trump

El batacazo fue tremendo, “la derrota más dolorosa en mis cinco años en el cargo”, resumió Klinsmann. Más allá del marcador, fue tan pobre la imagen yankee que apenas acabar el duelo ya sonaba el nombre de Bruce Arena, entrenador de Los Angeles Galaxy, como posible sustituto del seleccionador”.   (Sport, España)

“Una arrolladora selección de Costa Rica goleó hoy por 4-0 a un pobre combinado de Estados Unidos, para colocarse líder del hexagonal final de la Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018 con seis puntos en las dos primeras jornadas. (Depo.com)

“Es mejor dar a Costa Rica un poco más de crédito por este marcador (4-0) en vez de culpar a la defensa de Estados Unidos.  Usted no acusaría a la defensa si hubiera sido Messi, ¿no?.  ( The Guardian, Inglaterra)

“¡Masacre!  Costa Rica humilla a la peor Estados Unidos de la historia”. (Diez.hn  Honduras)

“¡God bless you Costa Rica!

La presa de turno no pudo ser otra que Estados Unidos al ser derrotado por cuatro goles a cero. La selección local no tuvo piedad de un oponente que quiso y no pudo, que pagó con dureza la fragilidad defensiva ante hombres que querían comérselos vivos. Esa fue la realidad y el marcador lo dijo todo”. (Posta, México)