A Solís, que es de profesión historiador, ayer le fue conferida la condición de Académico Correspondiente Extranjero de la Academia de la Historia de Cuba.

El presidente de la Academia de la Historia de Cuba, Eduardo Torres Rivas le hizo entrega del reconocimiento en la Sala Magna de la Universidad de La Habana.

Entre las personalidades presentes estaban: Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer vice-presidente de Cuba, el rector de la Universidad de La Habana, Gustavo Cobreiro y el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal.

Solís pronunció un discurso exaltando los lazos que han existido entre Costa Rica y Cuba a lo largo de la historia, y la presencia en suelo costarricense de figuras cimeras de esa historia como José Martí y Antonio Maceo, y en 1956, Fidel Castro.

El presidente visitó el Mausoleo El Cacahual donde yacen los restos de Maceo, colocó una ofrenda floral a los pies del Monumento a José Martí, y ya en la tarde se reunió con el presidente cubano Raúl Castro, en el Palacio de la Revolución, antes de su regreso a Costa Rica, programado para la noche del martes.