El Centro Nacional de Control de Energía (CENCE), que lleva este registro, señala que esa energía ha sido hidráulica, geotérmica, eólica, biomásica y solar, contra solo un 1,8% que ha sido necesario producir con búnker o diesel debido a condiciones climáticas.

“Esta disminución en la importación de hidrocarburos ha impactado positivamente las tarifas eléctricas, así como la estrategia de expansión e intercambios con el Mercado Eléctrico Regional, del que Costa Rica forma parte activa desde los 80. En diciembre cumpliremos el compromiso asumido con el Gobierno de mantener durante 18 meses los precios por debajo de los vigentes en julio de 2014”, resaltó Carlos Manuel Obregón, presidente ejecutivo del ICE.

En marzo, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) proyectó que el porcentaje de energías verdes en 2015 llegaría a 97,1%.

“Los resultados reflejan la voluntad del país por ser congruente con una política energética sostenible e independiente. La programación del ICE ha permitido afrontar un año excepcionalmente seco con resultados exitosos. Nuestras proyecciones indican que en 2016 la tendencia continuará”, detalló Luis Pacheco, gerente de Electricidad del ICE.

La planificación realizada por el Instituto facilitó, a falta de 45 días para que termine 2015, acercarse a la meta y posiblemente superarla.