Al término del debate en el juicio que inició el 5 de diciembre pasado, la fiscal pidió la máxima pena por el delito de homicidio calificado, 35 años, contra dos mujeres -madre e hija- de apellidos Fonseca Fernández y Valerín Fonseca, y dos hombres de apellidos Chaves Cerdas y Arce Barrientos.

Para un quinto acusado por el Ministerio Público, la misma fiscal pidió la absolutoria absoluta.

Según la versión de la Fiscalía, Fonseca Fernández fue quien planeó el homicidio de Cruz, con quien mantenía una relación sentimental. La víctima, quien era casado, decidió eventualmente terminar esa relación y eso habría provocado el deseo de venganza de la mujer.

Su hija, Valerín Fonseca, supuestamente participó de manera activa en la planeación del crimen, que fue ejecutado por los otros dos acusados.

Cruz fue atacado con arma blanca el 7 de octubre de 2015 en la vía pública en San Sebastián y murió el 29 de noviembre a consecuencia de las heridas de las que no logró recuperarse.

Inicialmente, la autoría del crimen fue confusa porque ocurrió pocos días después de que Cruz subiera a Facebook un video en que un hombre graba con un celular bajo la falda de una mujer y posteriormente la agrede físicamente, cuando ella descubre al abusador.

Al cabo, las autoridades llegaron a determinar que el asesinato de Cruz no tenía ninguna relación con ese hecho.