Así lo manifestó la presidenta de la Corte, Zarela Villanueva, en una comparecencia ante la comisión especial que analiza la situación de las pensiones en la Asamblea Legislativa, con vista a proponer medidas que le den sustentabilidad a los distintos regímenes.

Uno de los regímenes que analiza la comisión es el del Poder Judicial que, según han señalado expertos en distintas ocasiones, corre el riesgo de caer en una situación de insostenibilidad.

La propuesta de los diputados es establecer un tope de 4,7 millones de colones a las pensiones de ese sistema, que equivale a 12 veces el salario más bajo pagado por el Poder Judicial.

Esa propuesta fue planteada por los mismos gremios judiciales, pues la gran mayoría de trabajadores de la institución, incluidas distintas categorías de jueces y funcionarios técnicos se verían beneficiados, no así los más altos jerarcas de ese poder del Estado, que devengan salarios cercanos a los 10 millones de colones.

Villanueva también expresó su rechazo a la propuesta de que los jubilados que reciben pensiones por encima del tope propuesto de 4,7 millones de colones, aporten solidariamente hasta el 50% del excedente y defendió que la contribución solidaria sea del 11%.

Según la magistrada, en caso de que el aporte solidario fuera superior al 11%, el total de deducciones sobrepasaría la normativa internacional y nacional en la materia.