Alvarado envió una carta a los representantes de los partidos Liberación Nacional, Unidad Socialcristiana, Integración Nacional, Restauración Nacional, Frente Amplio y Republicano Socialcristiano, planteando la celebración de encuentros con ese propósito.

“El pueblo costarricense me ha encomendado la responsabilidad de asumir la Presidencia de la República. Lo ha hecho con el mandato claro de conformar, en el bicentenario de nuestra independencia, un gobierno de unidad nacional que convoque a las diferentes fuerzas políticas en torno a una agenda común por el desarrollo y bienestar del país”, señala en la misiva.

En el caso específico del Partido Liberación Nacional, el presidente electo resalta que es un actor fundamental en este proceso de construcción del gobierno del bicentenario, tras afirmar que “tengo plena conciencia de que en el pasado múltiples diferencias nos han separado”.

“De mi parte pongo a disposición la mejor de las voluntades para construir puentes y toda la disposición al diálogo y la escucha”, aseguró.

En un comunicado de su oficina, se menciona específicamente que el gobierno de unidad implica la participación de personas integrantes de diferentes partidos políticos en el Poder Ejecutivo.