La historia toma riesgos y eso la hace especial:

Pone a dialogar dos disciplinas y ese diálogo es fundamental en la historia. El fútbol y la danza interactúan de manera armoniosa y conflictiva, complementaria y sustitutiva, en el recuerdo y en el hoy, en la frustración y las ganas de fluir; todas las contradicciones coexisten en un cuerpo que se comunica en el movimiento.

Aborda de manera sutil la construcción y cuestionamiento de las masculinidades y feminidades. La interacción de las relaciones y su evolución nos dan sorpresas exquisitas que me hicieron siempre reflexionar entre risas obscenas y lágrimas silenciosas. Seres humanos interactuando en absoluta plenitud. ¡Gracias baile!

Muestra una variedad bellísima (disculpen la redundancia, la variedad siempre es bella) de familias que se apoyan, se cuidan, se basurean y siempre se aman: una nieta, la admiración por su abuelo y la complicidad; un viudo, su cuñada y el amor del otro ausente, el baile y las ganas de vivir; y tres amigos -que terminan en cuatro- capaces de exorcizar los fantasmas más temibles con un par de burlas, camaradería y risas que evidencien la vida que aún queda.

Nos habla de ritmos, de cadencia, de pasos y de “dejarse llevar”; nos retrata un San José, que aunque viejo, sigue siendo joven; aunque feo, sigue siendo bello; nos habla de la comunicación, de comprender contextos personales, de empatía.

La película nos invita a bailar con sagacidad, con seducción y con ganas.

¡Qué felicidad que El baile de la Gacela sea costarricense!

Próxima función: sábado 6, a las 8:00 pm. Teatro la Aduana.

ENTRADAS ¢2000 general, ¢1500 estudiantes, GRATIS ciudadanos de oro.

VENTA en línea en www.costaricacinefest.go.cr y www.yappexperience.com. Con tarjeta de crédito o débito.

ACCESE AL PROGRAMA DE MANO: https://bit.ly/2Vyj6i7.

(* jesuscduran@gmail.com)