Exploran aspectos de una agricultura climáticamente inteligente. (Foto FAO)
Exploran aspectos de una agricultura climáticamente inteligente. (Foto FAO)

Productores y técnicos de la Dirección Nacional de Extensión Agropecuaria del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y de diversas instituciones del Sector Agropecuario, con el apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), explorarán alternativas con el propósito de incorporar el enfoque de la agricultura climáticamente inteligente en el país.

Mediante la aplicación del enfoque de agricultura climáticamente inteligente, productores y funcionarios podrán identificar soluciones específicas según cada contexto, para impulsar el aumento sostenible de la productividad y los ingresos agrícolas, y de esta forma, aprovechar mejor los recursos naturales y fomentar una agricultura más eficiente.

Una de las características de la agricultura climáticamente inteligente es que las soluciones planteadas deben ser analizadas según el contexto local, bajo este principio se realizarán diferentes talleres en todas las regiones estipuladas por el MAG en el país.

El proceso de capacitación e intercambio de experiencias, a nivel de técnico, se inició en la Región  de Desarrollo Central Sur del MAG (Puriscal).

La FAO estima que la población mundial aumentará a 9.000 millones de habitantes en el 2050 y para alimentar a esta población se va a requerir un incremento del 70% en la producción agrícola.

Octavio Ramírez Mixter, Coordinador Residente de la FAO en Costa Rica, señaló que la FAO introdujo el término de agricultura climáticamente inteligente debido a que la agricultura y el sistema alimentario deben adaptarse a los impactos del cambio climático, mejorar su resiliencia y aprovechar oportunidades de mitigación para poder alimentar de manera sostenible a una población en crecimiento.

La agricultura climáticamente inteligente promueve acciones para transformar y reorientar los sistemas agrícolas, mejorar la productividad y garantizar la seguridad alimentaria y nutricional en un clima cambiante.

 “Costa Rica puede demostrarle al mundo, que sí es posible mantener e incluso aumentar la productividad al mismo tiempo que nos adaptamos al cambio climático y ejecutamos acciones que reduzcan los gases de efecto invernadero”, aseguró Felipe Arauz, Ministro del MAG.

Los efectos del cambio climático son una amenaza creciente para la seguridad alimentaria mundial, el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza. El cambio climático altera las temperaturas, los ciclos de lluvias y consecuentemente afecta los períodos de producción de los cultivos.

Según Ramírez, los extensionistas adquieren un papel fundamental para transferir información y orientar a los productores en la toma de decisiones, para la aplicación de prácticas y tecnologías que promuevan una agricultura más sostenible y resiliente.

Durante los talleres, se identificarán los principales desafíos, prácticas productivas viables, alianzas y opciones de financiamiento que puedan potenciar una agricultura más productiva, sostenible y adaptada al clima.

“El uso eficiente de los recursos naturales para satisfacer las necesidades actuales y futuras, demanda de parte de nosotros como promotores del desarrollo sostenible, una labor sumamente importante y en estos talleres se pretenden plantear soluciones conjuntas para avanzar en el tema”, aseguró Roberto Azofeifa, Jefe Departamento de Producción Sostenible.

Además, se intercambiarán experiencias exitosas en actividades agropecuarias que actualmente se están implementando en el país.