El encuentro inició con la reunión de los responsables de Enlaces Nacionales, este jueves, para afinar los temas de la agenda centroamericana que analizará el Consejo de Representantes de los organismos de atención de emergencias de cada país, en que serán incluidos todos los aspectos a tener en cuenta para mitigar el impacto y las amenazas de desastres naturales, principalmente de la sequía, en la sesión del viernes. 

Durante los dos días que dura el encuentro de organismos de socorro, los directores y gerentes de los proyectos en Centroamérica, los Enlaces técnicos nacionales, el Consejo Ejecutivo del CEPREDENAC tendrán la oportunidad de reunirse, analizar propuestas y llegar a acuerdos en sesiones compartidas, desde una perspectiva centroamericana.

En paralelo, se estará celebrando una sesión de trabajo de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA) con el Comité Técnico de Coordinación, para conocer los resultados obtenidos por los proyectos auspiciados por JICA en cada país del área, con énfasis en el desarrollo de capacidades para la gestión del riesgo. La segunda fase de la cooperación japonesa, denominada “BOSAI II”, dará continuidad al trabajo que vienen desarrollando.

Con las autoridades japonesas, se va a puntualizar el marco de ejecución de los proyectos y también servirá para informar a las autoridades nacionales y centroamericanas a través de CEPREDENAC, de los mecanismos establecidos para la coordinación, comunicación y monitoreo de los proyectos.

En Costa Rica, la segunda fase del proyecto BOSAI, fortalecerá las capacidades de las comunidades y las autoridades municipales para la Gestión Local del Riesgo ante cualquier tipo de desastre.

Afectaciones por la sequía en 2016

La zona de mayor afectación por la sequía en Costa Rica es la provincia de Guanacaste donde 12 mil 520 productores han sido asistidos con suministro de agua potable y protección de la salud humana y animal, y con insumos y equipos, así como con la puesta en marcha de nueve planes de inversión que se trabajan con la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) como Unidad Ejecutora. La CNE destinó 5.000 millones de colones para la atención de los efectos de la sequía en esta región del país.