Ministro de Educación propone eliminar el requisito del bachillerato para graduarse

El ministro de Educación Pública, Edgar Mora, ha propuesto eliminar las pruebas de bachillerato como requisito para continuar estudios superiores y transformar dichos exámenes en instrumentos para medir el desempeño de las instituciones de enseñanza.

Así lo ha planteado al Consejo Superior de Educación, que es el órgano encargado de definir las políticas educativas del país.

Si la propuesta es aprobada por el Consejo, “se definirá un plan de transición para ser implementada, contemplando las distintas modalidades y contextos del sistema educativo costarricense”, señala el documento.

Mora afirma que el examen de bachilleEl ministro de Educación Pública, Edgar Mora, ha propuesto eliminar las pruebas de bachillerato como requisito para continuar estudios superiores y transformar dichos exámenes en instrumentos para medir el desempeño de las instituciones de enseñanza.rato no se ajusta al nuevo modelo educativo aprobado en 2016 (“Educar para una nueva ciudadanía), que se enfoca en el desarrollo de habilidades antes que en los procesos memorísticos.

Además, asegura que el bachillerato como se concibe actualmente no contribuye a la promoción social, sino que marca aún más las “desigualdades existentes.

“Actualmente los resultados que se obtienen por centro educativo, presentan pocas diferencias año con año: las instituciones que están en situaciones de privilegio tienden a obtener mejores resultados, mientras que las que están en condición de vulnerabilidad, enfrentan mayores dificultades y regularmente obtienen -en promedio- calificaciones inferiores”, puntualiza el planteamiento del ministro.

 

Las nuevas pruebas

         La iniciativa no plantea la desaparición de las pruebas de bachillerato, sino eliminar el requisito de su aprobación para que el estudiante continúe estudios superiores.

         Los exámenes serán diseñados para determinar en qué tipo de habilidades el estudiante ha desarrollado mayores fortalezas, de manera que contribuya a su orientación vocacional.

         Además, los resultados permitirán determinar cuáles instituciones requieren de mayor apoyo del sistema educativo para mejorar sus condiciones.

“El estudiante podrá concluir sus estudios de secundaria (Educación Diversificada) luego de aprobar satisfactoriamente cada uno de los niveles de estudio: el estudiante accede al siguiente nivel cuando demuestra que ha desarrollado las competencias requeridas para continuar al siguiente grado. Por tanto, no debe ser que hasta el último año de la secundaria el sistema, determine por medio de una prueba estandarizada que la persona no desarrolló las competencias necesarias y se repruebe”, señala el ministro Mora.

 “Al llegar a este punto, lo que se hace es mantener al estudiante enganchado a un sistema que ya no puede ofrecerle nada más y que en la práctica le supone una condena a los empleos de más baja remuneración”, agrega.

Según esta nueva propuesta, con base en las pruebas el estudiante recibirá certificaciones sobre su dominio en distintas áreas, las cuales le serían de utilidad para su inserción en nuevos proyectos educativos o en el mercado laboral.

Mora destaca el hecho de que, en la actualidad, el estudiante aprueba el bachillerato con cualquier calificación igual o mayor a 70, sin que exista ninguna diferencia entre un 70 o un 90.

“Con la nueva prueba, se indicarán los niveles de desempeño del estudiante, esto será un insumo para la sociedad, al brindar información acerca de las habilidades desarrolladas por el estudiante, para acceder a más y mejores oportunidades de estudio, becas, o empleos”, indica Mora.

Esto se convierte en un estímulo positivo para los estudiantes, al proponerse sacar los mejores resultados posibles. Incluso un estudiante que quiere mejorar su promedio, puede volver a presentar las pruebas.

“El problema principal es que la propuesta de evaluación actual representa una carga económica y educativa para el país, pero sus resultados no brindan insumos óptimos para mejorar el sistema educativo”, concluye.