Más de 37.000 niños reciben ateción en las redes de cuido.

Para el próximo año, las necesidades de toda la red de centros de cuido –a cargo de diferentes instituciones- ascenderá a 26.261 millones de colones, pero el 4% de los ingresos de FODESAF que es lo que la ley destina al mantenimiento de esta red solo representa 21.171 millones de dólares.

Las proyecciones empeoran para el 2016: los requerimientos de la red de cuido ascenderán a 31.900 millones, pero el 4% de FODESAF representará 22.653 millones, para un déficit proyectado de 9.247 millones de colones (en cifras redondas).

Aunque legalmente es posible aumentar el porcentaje de FODESAF para dotar de más recursos a la red de cuido, “aumentar ese monto significaría disminuir el financiamiento de otros programas, en concreto las pensiones del Régimen no Contributivo de la Caja, los programas Avancemos de FONABE o los programas  sociales del MEP, del Ministerio de Trabajo o del IMAS”, señaló Alvarado.

Opciones

Alvarado dijo que frente a este cuadro, se han diseñado algunas medidas para reducir el impacto del problema, entre las cuales –dijo- está la de dar prioridad de atención a los niños y niñas en condición de pobreza.

Actualmente, según el ministro, el 10% de los menores  beneficiados con el programa no proceden de hogares pobres, por lo cual su situación es menos perentoria. Este porcentaje equivale a un total de 3.764 niños y niñas, de los 37.644 que se encuentran inscritos en el programa.

También se mantendrá una ocupación máxima de 75 niños por CECUDI, entre otras medidas, pero aún así se mantiene un déficit de 1.631 millones para el próximo año y de 3.768 para el siguiente, que será asumido por el IMAS.

“Nuestro diagnóstico lo que ha dejado claro es que existe una tarea pendiente: se debe asegurar un modelo de sostenibilidad y financiamiento para la red de cuido como política universal, dado que hoy en día se cubre aproximadamente solo al 10% de la población infantil entre toda la red”, señaló Alvarado.

El Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y los CENCINAI, son las instituciones que administran centros de cuido y entre las tres se reparten los fondos aportados por el FODESAF.