El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hong Lei ha asegurado que la visita de Michelle Obama podría ayudar a fortalecer las relaciones entre las dos potencias. "Creemos que esta visita tendrá un papel importante en el entendimiento mutuo entre los dos países y extenderá su amistad", dijo Hong ante la prensa de cara a la visita de la primera dama.

Está previsto que Obama se reúna con su homóloga china, Peng Liyuan, conocida cantante e icono de la moda en el gigante asiático, así como con estudiantes chinos y norteamericanos para promover los intercambios culturales y educativos.

Además, la primera dama visitará, acompañada de sus dos hijas y de su madre, la emblemática Muralla China así como las históricas ciudades de Xian y Chengdu, donde irán a la reserva de osos panda.

La agencia china Xinhua ha asegurado que este viaje es "especialmente significativo" dadas las tensiones entre ambos países, incrementadas tras la reciente reunión del presidente estadounidense, Barack Obama, con el Dalai Lama.

No obstante, Obama no ha mencionado ningún tema espinoso, como el comercio o la cuestión de los Derechos Humanos en el país, una cuestión que sí había criticado la exprimera dama Hillary Clinton.

En este contexto, Xinhua asegura que la "singularidad" del papel de las primeras damas es precisamente esa: "su tacto suave y la libertad frente a la complejidad e incluso, la fealdad, de la dura política".

La visita de la primera dama estadounidense ha suscitado numerosas críticas en las redes sociales. Muchos internautas han criticado ya la intención de Michelle de comer en un restaurante tibetano en Chengdu, lo que ha sido percibido como una muestra del apoyo de Estados Unidos al Dalai Lama.

La red de 'microblogging' Weibo, similar a Twitter, se ha convertido en escenario de especulaciones acerca del viaje de Michelle Obama, entre ellas, las de cómo irá vestida o qué comerá y qué supondrá este viaje.

La reunión con su homóloga china también ha provocado algunos comentarios como el de un internauta, que ha escrito: "Dos mujeres intelectuales jugando al juego de la política a gran nivel, ¡qué bonito!".