• Reacción ante la represión desproporcionada

El gobierno de Nicaragua mandó a callar a Costa Rica

En medio de un sentimiento de congoja generalizado entre los costarricenses derivado de decenas de videos, fotos y audios enviados por redes sociales por estudiantes, familiares, amigos y colegas nicaragüenses sobre la fuerte represión y ataques armados contra sectores de la población, principalmente jóvenes y universitarios, el gobierno de Managua advirtió a los costarricenses que no se metan en los asuntos internos de su país.

Tanques recorrían el centro de Managua este viernes.

El gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo ordenaron a los costarricenses que sean testigos mudos de una decisión que en Costa Rica es recibida como desproporcionada, seguida por la represión armada aún más desproporcionada y portadora de odio de un sector de la población nicaragüense, principalmente de la Juventud Sandinista y la Policía Nacional- contra ciudadanos que salieron a las calles en defensa legítima y pacífica del sistema de seguridad social y el régimen de pensiones sometidos a fuertes recortes que afectan la calidad de vida de la población.

El director de Política Exterior costarricense, Christin Guillermet, expresó preocupación y señaló “que Costa Rica se mantiene vigilante ante la situación que vive el vecino país de Nicaragua”. 

El ministerio costarricense de Relaciones Exteriores informó que fue recibida la carta del gobierno de Nicaragua pero que ésta no ha sido respondida, aunque reiteró que el gobierno de Costa Rica, consternado ante las noticias de la represión y la muerte de ciudadanos “se mantiene vigilante ante la situación que vive el vecino país de Nicaragua”.

Estas declaraciones generaron una nota del gobierno de Nicaragua en la que advierte que “las políticas de Gobierno de Nicaragua no son competencia del Gobierno de la República de Costa Rica”. Y agrega que “las particularidades de nuestra Política Interna y las circunstancias en que nuestro Gobierno toma decisiones de Estado, no son competencia ni del Estado, ni del Gobierno de Costa Rica”. Luego apela a los principios de no injerencia y no intervención en los asuntos de otros estados  y el respeto a la soberanía.

Sin embargo, las autoridades como el pueblo de Costa Rica se enfrentan a una situación humanitaria de violación de los derechos humanos y ciudadanos que ha conmovido a los costarricenses y ha generado la movilización de cientos de nicaragüenses que viven en nuestro país y que hacen un llamado a la solidaridad y a repudiar la violencia de Ortega y Murillo en su país.

Este viernes en horas de la tarde, decenas de nicaragüenses que viven y trabajan en nuestro país, mantuvieron una vigilia frente a la Embajada de Nicaragua en San José para denunciar ante la comunidad internacional la violenta represión.

Además de las declaraciones del director de política exterior, Guillermet, la Universidad de Costa Rica repudió la violencia y denunció la muerte de varios universitarios indefensos a manos de los cuerpos policiales, así como el ingreso de las fuerzas armadas a las instalaciones universitarias donde reprimieron e incluso dieron muerte a varios estudiantes.

Otras organizaciones sociales costarricenses se movilizaron hasta la Embajada de Nicaragua para protestar contra la violenta represión del gobierno hacia el pueblo de Nicaragua.Denuncian cierre de varios programas y medios de prensa.

Censura y violencia contra periodistas y medios de comunicación por cubrir protestas del seguro social.

 “Periodistas y medios de comunicación de Nicaragua se encuentran en situación crítica de censura por cubrir las protestas que se han dado en todo al país, en contra de las reformas al sistema de seguro social (INSS).

El Gobierno y personas supuestamente de las Juventudes Sandinistas violentan a la ciudadanía y toman espacios públicos. Las universidades y colegios públicos han suspendido clases y los bancos han cerrado en la ciudad de Managua. Varios programas noticiosos han sido sacados del aire y se prevé más violencia y cerco mediático para las próximas horas” dice un mensaje recibido por la prensa en San José.