Otro estudio que los vulcanólogos costarricenses presentarán en el Congreso de Sismología es el que realizaron conjuntamente científicos de la Red Sismológica Nacional (RSN: UCR-ICE) y del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) de la Universidad Nacional (UNA) en el que sistematizan valiosos hallazgos registrados, asociados a la intensa actividad que presenta el Volcán Turrialba.

Con la con la participación de científicos y técnicos de treinta y siete países de diversas regiones del mundo, los especialistas en vulcanología y sismología de Costa Rica son los anfitriones del Congreso Latinoamericano y del Caribe de Sismología- LACSC, que se celebra en San José desde este lunes 20 y hasta el próximo miércoles.

Bajo el lema "Sismología para la ciencia y ciencia para la sociedad",  los especialistas discutirán las últimas tendencias en sismología, y analizarán los problemas científicos de países en vías de desarrollo, en el marco de la Segunda Asamblea de LACSC.

Las dos investigaciones conjuntas que presentarán la Red Sismológica Nacional y el OVSICORI son sobre la actividad eruptiva y señales que se asocian con las explosiones del Turrialba. La segunda investigación conjunta es sobre la sismicidad precursora y los cambios que se presentan de un ciclo eruptivo a otro en el coloso. Estas investigaciones han permitido registrar el comportamiento evolutivo del volcán lo que permite anticipar, según la actividad, si está próximo a presentarse un nuevo proceso eruptivo.

Los estudiantes de la Escuela Centroamericana de Geología de la UCR, por su parte, tendrán una participación importante. Entre los temas que presentarán está un análisis de los tremores volcánicos, señales que perduran  por varios minutos y que pueden revelar el estado del volcán a nivel interno. Y un estudio sobre las fallas tectónicas de Agua Caliente y Navarro.

La Red Sismológica presentará también un informe sobre el trabajo específico de esta área que se desarrolla en nuestro país.

Según adelantó el coordinador de la Red, Lepolt Linkimer Abarca, el estudio se enfoca en el crecimiento del trabajo por el aumento en el número de estaciones de sismógrafos, que en la actualidad superan las 200 distribuidas en todo el país, que permiten la localización de los temblores y la detección de los sismos más pequeños, muchos de los cuales son imperceptibles para la población. Lo anterior, sirve para reconocer las fallas activas, que eventualmente podrían generar terremotos, puntualizó Linkimer.

También en el Congreso se expondrá un estudio sobre la localización y características de los sismos en la Zona Sur, actualmente una de las más activas en Costa Rica. Esta investigación fue realizada en estrecha colaboración con investigadores alemanes.

Los expertos costarricenses coinciden en que este Congreso es una gran oportunidad para generar debates sobre diferentes tópicos que enriquezcan y eleven el nivel de la investigación en nuestro país.