Según explicó el ministro, durante el periodo 2006-2010 el crecimiento promedio del gasto fue de 20%, mientras que para el periodo 2011-2015 de 10,5%.

“Ese comportamiento es resultado de un menor crecimiento del gasto sin intereses (8,5% variación interanual a junio 2015), basados en la inflación y el costo de vida, y un mayor control a la hora de autorizar transferencias de recursos a las instituciones”, manifestó el ministro.

Por otro lado, el crecimiento de los ingresos tributarios a junio de 2015 fue de 8%, muy similar al mismo periodo del año anterior (8,1%), a pesar de que en los últimos meses se ha presentado una desaceleración en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE).

Por tributos

El impuesto de ingresos y utilidades es el que presenta un mayor crecimiento, con una variación del 17,2% al cierre del primer semestre del año, mientras que el impuesto a los combustibles creció un 8,2%, según los datos de Hacienda.

Ambos tributos han compensado la desaceleración en otros impuestos como el de ventas y la caída en el impuesto de sociedades anónimas cercana al 19%.

Por otro lado, en el primer semestre de junio se muestran resultados satisfactorios en la política de endeudamiento interno, pues se logró alcanzar la meta de colocación bruta -que estaba en ¢1.1 billones-, gracias a una política de mayor acercamiento con los inversionistas y puestos de bolsa, además de una mayor coordinación entre el Ministerio de Hacienda y el Banco Central de Costa Rica.