Juez envía a la cárcel al presidente de la Federación de Fútbol de España, Angel Villar

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha enviado a prisión incondicional sin fianza a Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol desde 1988, y a su hijo Gorka, ambos detenidos el pasado martes en la operación Soule de corrupción, según confirman fuentes de la Fiscalía.

Angel Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol.

El magistrado también ha enviado a prisión al vicepresidente de la federación y presidente de la territorial tinerfeña, Juan Padrón. El cuarto detenido en la Operación Soule, Ramón Hernández Baussou, secreterio de la federación tinerfeña, también va a la cárcel, aunque podrá salir cuando deposite una fianza de 100.000 euros, como solicitó la Fiscalía Anticorrupción.

En una resolución de 44 folios dictada esta tarde, el juez acuerda esta medida ante la gravedad de los delitos -administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares- lo que pudiera llevarles a huir de la justicia, "máxime ante la gran capacidad económica de la que disponen", dice Pedraz. El magistrado habla de la posibilidad de obstrucción de la investigación, que se encuentra pendiente de analizar toda la documentación ocupada en los registros.

Según el juez, al menos desde 2009, Villar creó un entramado que ha permitido la desviación de fondos tanto públicos como privados de la Federación y otros organismos vinculados a ella, como la Fundación y la Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles (Mupresfe). El magistrado aprecia que se estableció una relación de "clientelismo" tanto en la contratación de personal -que recae en familiares- como en la adjudicación de contratos de suministro a cambio de "determinadas contraprestaciones".

Las acciones judiciales derivan de una denuncia interpuesta el pasado enero ante la Fiscalía Anticorrupción por Jorge Pérez Arias, ex secretario general de la Federación. El auto detalla los "excesos en las facultades de administración" que atribuye a Villar y el "cada vez mayor control" de Gorka en al Federación pese a no tener ningún cargo o vinculación laboral con ella. Según el magistrado, el máximo responsable federativo aprovechó su posición de dominio y poder de disposición para favorecer a Sport Advisers SL, la sociedad de su hijo Gorka. También maniobró para garantizarse la mayoría en la junta directiva de la Federación premiando a los presidentes de las federaciones que le son afines.

El juez señala que Villar cortejaba a los presidentes regionales, al ser estos capaces de aglutinar los votos de clubes de divisiones inferiores y del colectivo del fútbol no profesional, de importante peso en la Asamblea de la Federación, que elige al presidente. Para ello, Villar "ha concedido beneficios a algunos de los presidentes de las federaciones en cuyo ámbito no tenía asegurado el apoyo, disponiendo del patrimonio ajeno que administra".

Clemente: "son votos compraos"

El magistrado cita singularmente a las federaciones murciana, cántabra, madrileña y de Ceuta. En uno de los pinchazos telefónicos que la Guardia Civil efectuó con permiso judicial a Juan Padrón, este habla con Javier Clemente el pasado 3 de junio. El exseleccionador le advierte: "pues ha entrao el de Murcia… ¿Te dije yo que entraba el de Murcia?, ya le han metido al de Murcia también…son votos, son votos compraos ¡joder Juan!...apoyos comprados…decir amén, amén, amén por…por llevarse unos dineros". Uno de esos beneficios para la federación murciana fue, según la investigación, el encuentro internacional España-Colombia, que se celebró en esa región en detrimento de Andalucía, cuyo presidente estaba enfrentado a Villar.

En la misma conversación telefónica con Clemente, este le manifiesta a Juan Padrón su preocupación por que la Federación Española va a pagar 300.000 euros a la territorial cántabra por unos campos de fútbol no homologables que además serán municipales. Padrón le responde que a Villar "le importan tres cojones" la Federación. Villar, en una conversación del 25 de mayo ofreció al presidente de la federación cántabra, José Ángel Peláez, una entrada para la última final de la Champions en Cardiff, entre el Real Madrid y el Juventus. Según el sumario, el cántabro Peláez insinuó que podía haber denunciado las supuestas irregularidades, cosa que no hizo.

5,2 millones para "lo que se te ponga en los huevos"

El mismo Peláez habla con Villar el 15 de junio pasado sobre los presupuestos de la Federación Española. El cántabro le comunica a Villar que ha dejado fuera del reparto unos 5,2 millones de euros para "uso potestativo y a criterio personal" suyo, y le llega a decir que esas cantidades las puede usar "para lo que se te ponga en los huevos".

El auto recuerda que Villar "ha pretendido desvincularse de la percepcion de subvenciones públicas" para "eludir el control financiero y contable" a que le obliga la Ley de Transparencia. El Consejo Superior de Deportes (CSD) denunció, entre otros aspectos, la política de retribuciones de la Federación, cuyos 40 empleados perciben en salarios 5,5 millones de euros anuales. Según el juez, Villar ha otorgado altos salarios a determinados cargos directivos" para "retribuir a algunas personas por mor de su amistad o conveniencia" sin ajustarse a criterios objetivos.

Villar, según el juez, dispuso que la secretaria general de la Federación, Esther Gascón, fuera despedida e indemnizada con 300.000 euros para posteriormente ser de nuevo contratrada con el mismo puesto e igual salario, de unos 200.000 euros anuales. Ante las protestas de Juan Padrón, la secretaria Gascón se puso el pasado 8 de mayo en contacto con Gorka Villar, hijo del presidente. Este le pidió que no trataran de ese asunto por teléfono. "Juan Padrón es historia (...) Yo a mi padre no le voy a permitir, vamos me voy a encabronar seriamente con él seriamente si Juan Padrón dentro de 15 días no está fuera".

La macrooperación investiga, entre otros aspectos, los supuestos manejos de Ángel María Villar y de su hijo Gorka, abogado especialista en derecho deportivo, para cobrar comisiones por la celebración de partidos amistosos de la selección española absoluta con Corea del Sur, Venezuela o Chile. La sociedad Sport Advisers cobró al menos 562.000 por ejercer de intermediario entre la Federación Española y otras federaciones internacionales por organizar encuentros amistosos con la selección absoluta desde el año 2009.

El auto describe cómo Juan Padrón desvío supuestamente fondos de la Federación Tinerfeña, que preside hacia su patrimonio. Estos fondos procedían de un entramado de reventa de entradas.

"Clientelismo" con el Grupo Santa Mónica

El apartado económicamente más abultado del auto se refiere a la relación de la Federación Española de Fútbol con el Grupo Santa Mónica, poseedor de los derechos publicitarios y de patrocinio de la Federación, y tras el cual se encontraba el fallecido Jesús Samper, amigo de Villar. En febrero de 2013, la federación decidió resolver los contratos con Santa Mónica por unos incumplimientos en la venta de los derechos audiovisuales a Mediaset. Sin embargo, la decisión, tomada por Villar y Juan Padrón causó un perjuicio de 51,7 millones a la federación al no hacer mención a los incumplimientos de Santa Mónica, y no ejercer una cláusula de penalización de 30,3 millones.

El magistrado observa una relación “próxima al clientelismo” en la que personal de la alta dirección de la Federación recibe al tiempo pagos de Santa Mónica. El director de marketing, David Hellmanns percibió 175.830 euros de la empresa mientras cobraba de la Federación, al igual que Isabel Werleta del Río, responsable de publicidad audiovisual federativa. El expresidente del Consejo Superior de Deportes con el PSOE Rafael Cortés Elvira y su esposa percibieron entre 2010 y 2012 más de 1,5 millones de euros a través de su sociedad General de Asesoramiento Corell SL, según el auto. Cortés Elvira tiene una sociedad, Esinet SL, con Mónica Han Cho, esposa de Gorka Villar.

Según la denuncia de Jorge Pérez Arias, Villar y Padrón adjudicaron supuestamente los contratos de derechos televisivos de la federación a sociedades de amigos suyos que presentaban ofertas menos cuantiosas que las de sus competidores. También prolongó el contrato con Adidas como patrocinador oficial de la Federación, que vence en 2018, hasta el año 2026 por una prima de 10 millones de euros cuando el fútbol “las renovaciones contractuales no se establecen por periodos tan prolongados”.

Las primeras pesquisas apuntan a tratos de favor del presidente de la RFEF a dirigentes territoriales, usando arbitrariamente dinero de la Federación. El objetivo sería obtener de ellos apoyos incondicionales con vistas a su reelección como máximo mandatario del fútbol español. Villar fue renovado en el cargo por octava vez el pasado mayo para otro mandato de cuatro años. Ya lleva 29 como presidente y, si agota este último, que confesó sería el último, habrá ocupado el cargo durante 32 años plagados de complicidades con altas amistades en la FIFA que se hallan bajo sospecha de corrupción.