Los ganadores Mariana Murillo y Juan Carlos Brenes, del Equipo Androide JM, recibieron la noticia de que, por segundo año consecutivo, viajarían al otro lado del mundo a mostrar su talento por la robótica, en la Olimpiada Mundial.

“Además de emoción, sentimos muchos nervios, porque la competencia fue muy dura”, dijo Mariana, mientras que Juan Carlos agregó que les costaba creer que habían ganado, pero que el esfuerzo puesto en la competencia quedaba compensado con el premio.

Los dos niños ganadores, de 12 y 11 años respectivamente, estudian en la Escuela Jesús Jiménez (Cartago) y ganaron la Categoría A (de 7 a 12 años). Su reto se llamaba Batik y consistía en hacer que el robot reconociera una serie de objetos en la mesa de competición y los clasificara según su color.

Julien Brandt y Andy Murillo, del Colegio Nueva Generación, representarán al país en noviembre en la próxima Olimpiada Mundial de Robótica. Ellos formaban el Equipo Cole New, y ganaron la Categoría B (13 a 15 años).

Su reto, llamado Borobudur, era que el robot buscara “reliquias” en el templo ubicado en su mesa de competición y las clasificara tras pasar por un camino lleno de obstáculos.

Los ganadores de la categoría de los mayores, el Equipo Kaizen, son los estudiantes del Grupo de Robótica de la Universidad de Costa Rica, Marlon Molina, Moisés Méndez y José Gabriel Rojas.

Ellos obtuvieron el primer lugar de la Categoría C (16 a 19 años), y en su reto llamado La Isla del Dragón de Komodo, lograron que su robot identificara los “huevos” del dragón, típico de Indonesia, sin equivocarse y tomar los de otros animales.

Cada uno de los participantes invirtió muchas horas de trabajo en perfeccionar sus creaciones, mejorar sus tiempos y en hacer que se cumplieran los retos establecidos para su categoría. Los retos están inspirados en el tema “Patrimonio de la Humanidad” y relacionados con el legado de Indonesia, país que será la sede de la próxima Olimpiada Mundial de Robótica.

Este año la competencia recibió a 500 participantes agrupados en 125 equipos, más del doble de los que participaron el año pasado, cuando unos 200 jóvenes divididos en 81 equipos dieron vida a la Olimpiada de Robótica nacional.

“Este año asistimos a una excelente IV edición de Olimpiada Nacional de Robótica, que sobrepasó expectativas y duplicó la participación de olimpiadas anteriores. Pero más importante que las cifras, fue ver el entusiasmo y compromiso de los jóvenes y sus familias. Este definitivamente es un evento familiar de gran potencial en fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas”, afirmó Alejandro Cruz, Ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones.

Pedro Fonseca, Coordinador General de la IV Olimpiada Nacional de Robótica y representante de la Universidad Nacional, por su parte, recordó que esta competencia fue dedicada al Profesor Juan Rafael Córdoba Mora, pionero de esta competencia en nuestro país.

“Definitivamente se elevó el nivel de competencia y de calidad de los competidores. Los retos de este año fueron más sofisticados, y requirieron de mayor empeño por parte de los participantes. Calculamos que unas 2.000 personas visitaron la Olimpiada este fin de semana, entre participantes, sus familiares, voluntarios y tutores, y visitantes externos. Esto reafirma el auge de la robótica en nuestro país y la necesidad de que la Olimpiada reciba más apoyo, puesto que se ha convertido en una actividad de amplia convocatoria”, resaltó Fonseca.

Henrik Shärfe, profesor danés que trajo al robot humanoide Geminoid DK a Costa Rica, también se mostró impresionado por la calidad de los proyectos y de la educación en robótica en nuestro país. El robot humanoide vino a ser inspiración para muchos niños, jóvenes y adultos.

“Hemos visto mucho talento, mucho potencial, muchas soluciones creativas para problemas difíciles. Creo que lo que más me impresiona es la estructura detrás de todo esto, porque hay mucha educación de previo a la competencia, y venir y ver a todas las familias que la apoyan, así como ver a todos entusiasmados por los robots, es fantástico. Creo que hay muy buenas razones para pensar que Costa Rica jugará un papel importante en la robótica del futuro”, indicó el Prof. Shärfe.

Ganadores

Este año 22 jóvenes recibieron un trofeo y una medalla en reconocimiento a su participación y selección como ganadores de la IV Olimpiada Nacional de Robótica. Se premiaron los primeros tres lugares en las categorías A, B y C.

Los ganadores por categoría fueron: Categoría A (7-12 años):

1. Equipo AndroideJM, de la Escuela Jesús Jiménez de Cartago, integrado por Mariana Murillo y Juan Carlos Brenes.

2. Equipo ALFA, independiente, integrantes Kevin Ramírez y Julio Fabián Bonilla.

3. Equipo Arma y Aprende, integrado por Daniel Méndez, Jimena Formal y David Quesada.

Categoría B (13-15 años):

1. Cole New, del Colegio Nueva Generación, in tegrantes Julien Brandt y Andy Murillo.

2. Roboedi, de ACB Mecatrónica, de Eduardo José Chaverri y Diego Barquero.

3. Saint Francis, del Colegio Saint Francis, integrado por José Armando Chacón, Iskander Blanco y José Gerardo Cruz.

Categoría C (16-19 años):

1. Kaizen, del Grupo de Robótica de la UCR, integrado por Marlon Molina, Moisés Méndez y José Gabriel Rojas.

2. C4, independiente, integrantes Cristian Ramírez, Josué Garita y José Ramírez.

3. INA-CENATEI, del INA, sus miembros son Gerardo Enrique Monge y Jean Paul Calvo.

La Olimpiada Nacional de Robótica es un esfuerzo conjunto entre el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, el Banco Nacional, la Universidad Nacional y la Fundación Omar Dengo, con el apoyo de la Universidad de Costa Rica, el Instituto Tecnológico, Aprender Haciendo, National Instruments y Dos Pinos.