Filipinas busca sin tregua a las víctimas de cien deslizamientos causados por el tifón Mangkhut

El paso del ciclón por el archipiélago asiático ha dejado al menos 88 víctimas mortales y decenas de desaparecidos. Los equipos de rescate trabajan con picos y palas para encontrar supervivientes bajo el lodo. Las labores de rescate continúan sin tregua, sobre todo en la isla Luzón, la mayor y más habitada del archipiélago. 

Labores de rescate en la localidad de Itogon para buscar supervivientes bajo el lodo tras el paso del tifón Mangkhut por Filipinas. (Nel Maribojoc EFE)

Singapur. Tras la sacudida del tifón Mangkhut, la búsqueda de supervivientes continúa sin tregua en Filipinas. Sobre todo en la isla de Luzón, la mayor y más habitada del archipiélago. Por quinto día consecutivo, un centenar de efectivos rastrea la localidad minera de Itogon, en la región norteña de Cordillera, la más afectada por el ciclón más fuerte de la temporada.

Alrededor de 40 personas permanecen todavía sepultadas bajo el lodo, después de que los deslizamientos de tierra enterraran los yacimientos ilegales de oro en los que se encontraban grupos de mineros y sus familias. “Aunque no les hemos encontrado, todavía les consideramos vivos”, afirma el alcalde, Victorio Palangdan.

Ante la imposibilidad de acceder a la montaña con maquinaria pesada, los equipos de rescate tienen que cavar con sus manos, y en el mejor de los casos, utilizan picos y palas. Los efectos del ciclón, que tocó tierra en Filipinas la madrugada del sábado y que llegó a tener rachas de viento de hasta 200 kilómetros, han sacudido esta región: 72 de los 88 víctimas mortales del huracán provienen de allí, según los últimos recuentos de la Policía Nacional de Filipinas.

Desde el pasado sábado, se han contabilizado un centenar de deslizamientos de tierra en todo el país, según Reuters. Este jueves, el archipiélago ha sufrido otra avalancha de tierra provocada por las intensas lluvias. Al menos 12 personas han fallecido en en la turística isla de Cebu, en el centro del país. Más de una veintena de casas han quedado sepultadas. Hay entre 50 y 80 desaparecidos, según la cadena filipina ABS-CBN.

Antes de ser golpeada por Mangkhut, en Cordillera llovía sobre mojado. Después de un mes de lluvias monzónicas, la montañosa región había experimentado varios deslizamientos de tierra. Es una de las zonas de mayor tradición minera del país, con abundancia de yacimientos ilegales. En Itogon, de unos 45.000 habitantes, son precisamente los mineros (aparte de los bomberos, policías y ciudadanos voluntarios) los que se han unido a las operaciones en busca de sus compañeros desaparecidos.

El deslizamiento sepultó la mina, una capilla y los barracones en los que vivían los mineros con sus familias. “Les conozco a todos. Trabajo con ellos”, lamentaba el minero Johnny Paggadut Jr. “Lo único que tengo en mente ahora es que quiero recuperar los cuerpos para llevárselos a sus familias”, aseguró este trabajador, según publica el diario Philippine Daily Inquirer. Por el momento, los equipos de rescate han recuperado 26 cadáveres, mientras continúa la búsqueda de 47 desaparecidos, informa EFE. Carlos Payadon, de 62 años, lamentaba que no encuentra a su sobrino, de apenas 20 años. “Sé que está muerto. Pero solo espero poder desenterrar su cuerpo”, comentaba desde la zona, según el citado diario.

Las esperanzas de hallar supervivientes se desvanecen con el paso de las horas. Las autoridades  temen además un aumento final de la cifra de muertos en los próximos días, pues continúan produciéndose denuncias de desapariciones por parte de familiares que no han visto a sus seres queridos desde el paso del tifón.

Un desastre económico

Mangkhut ha afectado a un total de 800.000 filipinos, según el Consejo Nacional para la Gestión y Reducción de Desastres (NDRRMC, por sus siglas en inglés). Este organismo estima que las pérdidas en el sector de la agricultura –el norte de Filipinas concentra la mayor producción de arroz y maíz del país– ascienden a los 14.300 millones de pesos (unos 224 millones de euros). Algo que se teme que contribuya al pico inflacionario que vive el país asiático, debido sobre todo al déficit de producción de alimentos básicos tras el azote de una quincena de tifones en lo que va de año.

Filipinas cuenta con un negro recuento de desgracias climatológicas; en 2013 fue arrasada por el ciclón Haiyan, el más mortífero de su historia, que provocó 6.300 muertos y cinco millones de desplazados. A través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), España aportará 480.500 euros para paliar la situación generada por el tifón Mangkhut.

Cordillera, 'El Dorado' de la minería ilegal y el tifón

Miles de personas de todo el país siguen desplazándose a zonas como Cordillera buscando fortuna en un sector caracterizado por su laxa regulación. Aunque la secretaría de Medio Ambiente de Filipinas ha prohibido las actividades mineras ilegales a pequeña escala, el paso del tifón Mangkhut por esta región ha dejado al descubierto esta práctica.

Por un lado, se trata de la única fuente de ingresos de algunos trabajadores, y por otro organizaciones anti minería como Alyansa Tigil Mina acusan a la compañía minera filipina Benguet Corporation de continuar comprando, a través de intermediarios, el oro a los trabajadores, pese a haber cesado sus actividades en la zona en 2009, según la cadena de televisión filipina ABS-CBN.