Esta cifra es la más alta desde que la institución inició el programa de retiro voluntario en 2012; de hecho representa casi el 52% de los 1.398 funcionarios que se retiraron en estos cinco años.

En total, la movilidad laboral ha representado para el ICE un ahorro de 135.000 millones de colones en todo este periodo.

El gerente corporativo de Administración y finanzas, Francisco Garro, afirmó  que “adicionalmente, el ICE ha hecho grandes esfuerzos para aumentar la eficiencia operativa y asegurar la expansión de sus negocios”.

Entre las medidas puestas en práctica  está el congelamiento de las plazas vacantes, la aprobación del salario único que ya incluye a 176 personas y la implementación del teletrabajo, en que laboral 302 personas, detalló Garro.

Otras de las medidas son la disminución en el pago de sobresueldos (guardias, disponibilidad y dedicación exclusiva entre otros) y la reducción del presupuesto destinado a horas extras.

Otras empresas del grupo ICE, como la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y Radiográfica Costarricense (RACSA) han realizado su propio esfuerzo por disminuir los gastos y mejorar su eficiencia.

LA CNFL ha movilizado a 225 personas también de manera voluntaria, lo que representó una reducción del 10% de su planilla, mientras que RACSA incluyó al 75% de su planilla en el esquema de salario global, con  miras a contener el gasto provocado por el modelo de pluses.